11 extranjeros del Real Madrid (III): Alemania

Para la elección del “once” de jugadores alemanes en la historia del Real Madrid nos encontramos con muchas más facilidades que en los casos anteriores, ya que tan solo unos pocos jugadores  teutones han pasado por las filas blancas.

Toni Kroos, el alemán más laureado de la historia del Real Madrid

En este caso, solamente hemos de organizarles en un once con sentido en el terreno de juego, teniendo incluso que echar mano de un miembro del Real Madrid Castilla para poder completar el equipo.

Empezando por la portería, nos encontramos con el mítico Bodo Illgner, portero de la Séptima Copa de Europa, quien llegaría sobre la bocina en el año 1996. El campeón del mundo de 1990 permanecería cinco temporadas (1996-2001), antes de retirarse en mismo conjunto blanco.

En este periodo de tiempo jugaría un total de 119 encuentros con el Real Madrid, levantando dos Champions League (1997/1998 y 1999/2000), dos Ligas españolas (1996/1997 y 2000/2001), una Copa Intercontinental (1998/1999) y una Supercopa de España (1997/1998). Sus paradas en la mítica final de Amsterdam le coronan como uno de los guardametas más importantes de la historia del equipo madridista.

En la defensa tendríamos que improvisar una zaga de cuatro con ciertas dificultades, ya que el central Christoph Metzelder ha sido el único zaguero puro en disputar encuentros con el primer equipo del Real Madrid. Sin embargo el defensa germano no va a ser elegido para el centro de la zaga sino para el lateral derecho, puesto en el que jugó muchos minutos tanto en la selección Alemana como en su anterior club, el Borussia Dortmund.

Fichado por los blancos en 2007, estaría tres temporadas en el conjunto madridista (2007-2010) antes de marcharse junto con Raúl González Blanco al Schalke 04. En estos tres años jugaría un total de 31 encuentros (25 como titular) y ganaría una Liga Española (2007/2008) y una Supercopa de España (08/09).

Uli Stielike, pura fuerza para la defensa blanca

En el centro de la zaga encontraríamos en primer lugar a Uli Stielike, centrocampista alemán que en su carrera blanca jugaría principalmente de líbero. Fichado en 1977, se mantendría un total de ocho temporadas con el Real Madrid, entre 1977 y 1985, disputando un total de 308 encuentros (307 como titular) y marcando 50 goles.

En este periodo de tiempo lograría ganar tres Ligas Españolas (1977/1978, 1978/1979 y 1979/1980), dos Copas del Rey (1979/80 y 1981/1982), una Copa de la UEFA (1984/1985) y una Copa de la Liga (1984/1985). El centrocampista además lograría hasta 10 subcampeonatos entre diferentes torneos, destacando las finales europeas perdidas en 1981 (Copa de Europa) y 1983 (Recopa de Europa).

Su acompañante sería el único jugador de la lista que nunca debutó con el primer equipo, Christopher Schorch, central del Castilla quien llegó en 2007 a la cantera blanca. Se mantendría dos temporadas (2007-2009) y disputaría 27 partidos (21 como titular) con el segundo equipo blanco.

En el lateral izquierdo volveríamos a tener que improvisar, colocando al centrocampista Paul Breitner en esta posición. Su ubicación no carece de sentido, ya que era el puesto donde jugaba en el Bayern Munich antes de llegar a la capital española. Aterrizaría en 1974, permaneciendo tres temporadas en el Real Madrid, hasta 1977.

Jugaría 100 partidos en su paso por España, logrando anotar 10 goles y levantando dos Ligas Españolas (1974/1975 y 1975/1976) y una Copa del Generalísimo (1974/1975).

Breitner y Netzer, los primeros alemanes que llegaron al Real Madrid tras reabrirse la Liga al mercado extranjero

En el centro del campo, en este caso un rombo, el mediocentro sería entregado a Bernd Schuster. El mítico centrocampista llegó en 1988 a una Quinta del Buitre en plena depresión post-Eindhoven y, pese a que en Europa se encontró con el todopoderoso Milan de Arrigo Sacchi, ganó casi todo lo disponible dentro de nuestras fronteras.

El germano se mantendría sólo dos temporadas en el conjunto merengue, la 1988/1989 y la 1989/1990), jugando un total de 88 encuentros con la camiseta blanca y marcando 16 goles. En este periodo ganaría un doblete Liga y Copa del Rey en su primera temporada, una Copa del Rey (1988/1989) y dos Supercopas de España en sus dos temporadas como jugador blanco..

Los interiores serían entregados a Günter Netzer y Sami Khedira respectivamente. Dos centrocampistas separados entre sí por casi 40 años de diferencia. El primero ficharía por el conjunto blanco en 1973, con la recién estrenada apertura de la Liga a jugadores extranjeros.

Se mantendría tres temporadas con el Real Madrid , entre 1973 y 1976, jugando 100 partidos (99 como titular) y marcando un total de 13 goles. Con la camiseta blanca lograría dos Ligas Españolas (1974/75 y 1975/1976) y dos Copas del Generalísimo (1973/1974 y 1974/1975).

El segundo llegaría al conjunto merengue en 2010 tras destacar en el Mundial de Sudáfrica y bajo la recomendación expresa de Jose Mourinho. Siendo un centrocampista bregador, se mantendría cinco temporadas con el equipo blanco (2010-2015), logrando establecerse durante sus tres primeras temporadas como jugador básico del entrenador luso.

El teutón jugaría un total de 161 partidos con la camiseta blanca (127 como titular) y marcaría nueve goles, logrando ganar una Champions League (2013/2014), una Liga Española (2011/2012), dos Copas del Rey (2010/2011 y 2013/2014), un Mundial de Clubes (2014/2015), una Supercopa de Europa (2014/2015) y una Supercopa de España (2012/2013). Con este palmarés es el único alemán que puede presumir de haber ganado en el Real Madrid como mínimo una vez cada torneo que disputó.

Bernd Schuster llegó al Real Madrid procedente del FC Barcelona

Como centrocampista más adelantado volveríamos a tirar de polivalencia y situaríamos en esta posición al único germano que aún se mantiene en la plantilla, Toni Kroos. El actual interior blanco inició su carrera como mediapunta, llegando a eliminar al Real Madrid en Champions desde esa posición en aquellas tristemente recordadas semifinales de 2012.

Fichado del Bayern Munich por apenas 25 millones de euros y tras su extraordinario Mundial de 2014, en el que se proclamó campeón del mundo. El centrocampista teutón lleva seis temporadas en el conjunto blanco, entre 2014 y 2020, siendo pilar básico para todos y cada uno de los entrenadores que han tenido el privilegio de gozar de su presencia en la plantilla. En su carrera madridista ha disputado 266 encuentros (254 como titular) y marcado 18 goles.

En su palmarés podemos encontrar tres UEFA Champions League (2015/2016, 2016/2017 y 2017/2018), una Liga Española (2016/2017), cuatro Mundiales de Clubes consecutivos (entre la 2014/2015 y 2018/2019), tres Supercopas de Europa, también de forma consecutiva (de 2014/2015 a la 2017/2018) y dos Supercopas de España (2017/2018 y 2019/2020). Un total de 13 títulos que le convierten en el jugador alemán más laureado de la historia del club.

Para la delantera nos volvemos a encontrar únicamente con dos nombres: Como segundo delantero nos encontraríamos a Mesut Özil, quien ficharía a la vez que su compatriota Sami Khedira por el conjunto blanco tras su gran Mundial 2010 y se mantendría tres temporadas en el Real Madrid (entre 2010 y 2013).

Su marcha al Arsenal, prácticamente al borde del cierre del mercado veraniego de fichajes de 2013, por una cantidad cercana a los 50 millones de euros le convirtió en el traspaso más caro de la historia del Real Madrid, sólo superado años después por la venta de Morata al Chelsea por 80 millones de euros.

El fino mediapunta alemán jugaría un total de 159 encuentros con la camiseta blanca (131 como titular) y marcaría 27 goles. Su palmarés se compondría de una Liga Española (2011/2012), una Copa del Rey (2010/2011) y una Supercopa de España (2012/2013).

Por último, el delantero centro sería el semidesconocido Walter Rositzky. Este atacante alemán, que durante años fue incorrectamente descrito como nacido en Polonia, sería el primero en jugar para el club. Aterrizaría en 1913, jugando dos temporadas en el equipo madridista (1913-1915) antes de que la Primera Guerra Mundial le obligara a volver a su tierra natal.

No se conservan datos de cuantos partidos jugó, ni de cuántos goles marcó, pero se marcharía del equipo blanco sin lograr título alguno.

En este caso el once en sí es muy polémico, ya que escasos jugadores se encuentran en su posición más habitual con el conjunto blanco: Breitner y Metzelder solo jugaron de laterales en su país de origen, Kroos apenas disputó partidos alguno de mediapunta con los blancos y Rositzky era descrito más como atacante de banda que como delantero centro.

Sin embargo, los jugadores disponibles son los que son y, si bien muchos no jugaron encuentros de blanco en esos puestos, sí que lo hicieron a lo largo de sus carreras. Como contraposición, el alemán Stielike era principalmente centrocampista antes de llegar al Real Madrid pero con los blancos su principal ubicación fue en la zaga.

Deja una respuesta