Crónica Real Valladolid 0-1 Real Madrid | Jornada 24 Liga Santander

Una nueva y espectacular actuación de Courtois, clave para la victoria en Pucela | Real Valladolid 0-1 Real Madrid

Real Valladolid 0-1 Real Madrid: “Casemiro y Courtois, Grandes de España”

El Real Madrid se ha llevado tres puntos del José Zorrilla vallisoletano y que son oro molido, en un día ciertamente propicio, marcado por la derrota horas antes del Atlético de Madrid en el Wanda ante el Levante y que deja ahora mismo a los de Zidane a sólo tres puntos de los del Cholo, eso sí, con un partido menos por parte de los rojiblancos.

Una situación ciertamente inesperada hace apenas unas pocas semanas, cuando el Real Madrid tropezó de forma casi consecutiva ante Elche, Osasuna o Levante y el Atlético, entonces con dos partidos menos, se podía poner a 13 puntos, dejando prácticamente la Liga sentenciada.

Sin embargo, los consecutivos tropiezos rojiblancos de esta semana ante el Levante, que le han supuesto un empate y una derrota, unido al empate de hace dos semanas ante el Celta, han dejado la Liga en un pañuelo.

Por eso, la victoria de hoy ante un correoso y muy trabajador Real Valladolid, cimentada en el acierto en la portería de un inconmensurable Courtois y el de un no menos espectacular Casemiro en el juego a balón parado, han logrado que estos tres puntos logrados hoy tengan un valor incalculable, especialmentepor el golpe moral a un Atlético en horas bajas.

Courtois, espectacular una vez más

El partido, para el que como todos sabíamos, Zidane llegó con nada menos que nueve bajas, no era nada fácil porque con lo poco que había, unido a la chavalería del Castilla, hacía casi imposible al técnico galo sacar un “once” de garantías.

Zidane tuvo francamente difìcil componer un “once” de garantías por las bajas | Real Valladolid 0-1 Real Madrid

Aun así, con lo poco que tenía, con Lucas Vázquez, de nuevo de lateral derecho y con los dos únicos centrales del primer equipo, junto al incombustible Mendy, tuvo que conformar la línea defensiva. Menos problemas tenía en el centro del campo, para lo que contó con su trío de gala, Casemiro, Kroos y Modric -que, como Benjamin Button, sigue cada día más joven- y delante, una terna inédita con Asensio, Mariano y Vinicius.

Evidentemente, con estos mimbres poco se podía sacar y el equipo lo notó en los primeros minutos, sobre too en defensa, donde se notaba la falta de conexión entre sus integrantes, con un Nacho especialmente nervioso e inseguro y un Varane que no daba abasto.

Porque el Valladolid, que está con el agua al cuello, salió muy fuerte, presionando desde la primera línea y con ganas de armar el taco. Y casi lo logra cuando en el minuto 6 dispuso de dos clarísimas oportunidades, generadas precisamente por el desorden defensivo del Real Madrid.

Aprovechando un enorme hueco por la banda izquierda del Madrid, Orellana golpeó con la puntera raso y pegado al palo y Courtois reaccionó con una magistral parada por abajo, cuyo rechace le cayó a Janko, completamnete solo y fusiló a placer pero se encontró de nuevo con Courtois para desviar la pelota.

Aquello fue un aldabonazo que desperezó a un Real Madrid ciertamente superado por los de Sergio. Un par de minutos después Asensio protagonizó un “slalom” de los suyos en la frontal que coronó con un disparo desde la frontal que se fue arriba.

Bastó con que el Real Madrid fijase las marcas, apretase los dientes y aumentase la presión desde arriba para que el Valladolid empezase a hacer agua y a tener grandes problemas para sacar el balón, lo que fue aprovechado por los de Zidane para dominar con claridad el partido.

A Mariano le anularon dos tantos por fuera de juego | Real Valladolid 0-1 Real Madrid

Precisamente el propio Asensio dispuso de una magnífica oportunidad minutos más tarde cuando, tras ganarle la espalda a la defensa gracias a un gran pase lejano de Kroos, se plantó solo ante Massip y se la intentó picar por arriba pero falló estrepitosamente. Una jugada, por cierto, que de haber transformado el balear, posiblemente hubiese sido anulada por el VAR ya que Asensio estaba en posición dudosa.

Quien sí acertó en el minuto 22 fue Mariano, aprovechando un buen pase desde la derecha pero el árbitro, Cuadra Fernández, acertó al invalidarlo porque en el momento de recibir el pase, el delantero hispanodominicano  se encontraba ligeramente adelantado.

Una circunstancia que se repitió al filo de la media hora cuando, de nuevo Mariano, en otra gran maniobra logró batir a Massip aprovechando un buen pase interior de Modric, tras robar en la frontal. Sin embargo, y en esta ocasión gracias al VAR, el tanto volvió a ser anulado por la posición ligerísimamente adelantada del delantero madridista.

Con el Valladolid prácticamente desarbolado y con estos dos serios avisos, el partido fue un completo monólogo madridista. Sin apuros atrás y adoleciendo de esa falta de pegada y de errores en el último pase, el Real Madrid bien pudo abrir el marcado en el minuto 38 cuando Casemiro mandó a las nubes un testarazo tras una falta botada por Kroos cuando se encontraba en inmejorable situación.

Casemiro, clave en la victoria

Tras el descanso, nada parecía haber cambiado. Aunque avisó Roque Mesa nada más empezar con un disparo lejano flojo que atajó sin problemas Courtois, lo cierto es que en estos primeros minutos fue el Real Madrid quien más cerca tuvo el primer tanto.

Así, a los cuatro minutos de la reanudación, y a la salida de un córner desde el perfil izquierdo, Kroos le volvió a poner un balón espectacular a Casemiro quien, como en la primera parte, estaba en situación inmejorable para marcar pero, de nuevo, falló de forma inexplicable un nuevo testarazo.

El Real Madrid dominaba a placer, generando mucho peligro, especialmente por la banda derecha, donde Lucas Vázquez, mucho más activo que un Asensio cada vez más desactivado, bien ayudado por Modric, entraba a placer. Así, en el minuto 50 estuvo a punto de batir a Massip pero su disparo, raso pero no muy fuerte, fue atajado junto al palo izquierdo por el meta catalán.

Con este espectacular testarazo Casemiro anotó el gol de la victoria | Real Valladolid 0-1 Real Madrid

Sin embargo, las tornas se cambiaron apenas cuatro minutos más tarde cuando a Mendy se le hizo de noche de repente y, en una jugada absolutamnete inexplicable, no tuvo mejor mejor idea que salir de la presión a la que le estaba sometiendo el Valladolid que quitarse el balón de encima con un voleón hacia su propia portería.

El lateral francés metió un balón envenenado al corazón de su área justo al punto de penalti, el único sitio donde no había ni un solo compañero pero sí estaba Janko quien, de primeras, empalmó un duro remate al que volvió a responder, una vez más, Courtois con otra mano salvadora.

Esa acción le dio nuevos ánimos a un Valladolid, hasta ese momento inerme y comenzó a creer en que ganar era posible. Redobló la presión y, durante unos minutos atenazó al Real Madrid, que empezó a perder el balón con rapidez y a ceder el dominio a los pucelanos.

Una situación que duró hasta que al filo de la media hora, una clara falta a Lucas Vázquez en la zona de tres cuartos del ataque madridista fue botada, cómo no, por Kroos con el guante de su pierna derecha y, esta vez sí, y curiosamente en la acción más difícil de todas, Casemiro acertó a engancharla de cabeza para anotar el primer y único gol de la noche.

Demasiado castigo para el Real Valladolid, que acusó gravemente el golpe. Zidane actuó rápidamente desde el banquillo optó por nadar y guardar la ropa. A los pocos instantes del gol, realizó un triple cambio con Isco, Arribas y Hugo Duro por Asensio, Vinicius y Mariano (los eslabones más débiles de la cadena hoy) y optó por cambiar de sistema.

El equipo pasó a tener tres centrales, incrustando a Casemiro en el eje de la defensa para reforzar la zaga, con Mendy mucho más suelto como carrilero y Lucas Vázquez, que ya se había hecho dueño y señor de la banda derecha, con Isco, Modric y Kroos dominaron la medular, dejando arriba a Hugo Duro y a Arribas, esperando una contra.

Un esquema que se le atragantó del todo a los de Sergio, que incluso pudieron ver cómo la ventaja era aún mayor tras un gran pase de Mendy por la izquierda al que no llegó Arribas en boca de gol por bien poco en el minuto 77.

Los últimos 10 minutos fueron una exhibición de fútbol control de los de Zidane, que tocaron y tocaron, especialmente desde atrás, para salvar la tímida presión del Real Valladolid, y después de tres minutos de añadido, Cuadra Fernández dio por acabado el partido y Zidane se trajo tres puntos de oro para Madrid que aprietan la Liga.

Deja una respuesta