Cara y cruz para el Clásico: Rüdiger cerca de volver, Courtois, prácticamente descartado

Noticias agridulces las que nos llegan desde la Ciudad Deportiva del Real Madrid tras el penúltimo entrenamiento de esta semana, en vísperas del primer Clásico de la temporada que tendrá lugar este domingo a las 16:15 en el Santiago Bernabéu.

Un partido para el que Ancelotti tenía muchas esperanzas de poder contar con Thibaut Courtois, ausente de los terrenos de juego desde hace dos semanas por una citalgia que le ha mantenido entre algodones todo este tiempo, con el único fin de poder estar disponible para este partido.

Sin embargo, las cosas no han ido tan bien como se esperaban en su recuperación y, a pesar de los esfuerzos de los servicios médicos para tenerle a disposición del técnico italiano, el belga está prácticamente descartado para el Clásico.

El entrenamiento de hoy, viernes, era clave para atisbar al menos una posibilidad de que Courtois estuviese debajo de los palos este domingo, pero finalmente el meta belga no ha podido entrenar con el resto de sus compañeros..

El portero ha entrenado en el gimnasio, al margen del resto de la plantilla, junto a Dani Ceballos y también Antonio Rüdiger, lo que le descarta prácticamente al 100% para el domingo.

La nota positiva llega del lado precisamente de Antonio Rüdiger. Recordemos que el central alemán recibió nada menos que 20 puntos de sutura en la cara tras un terrible golpe contra el portero del Shakhtar en la última jugada del partido ante el equipo ucraniano y, aunque se descartó cualquier fractura ósea, parecía francamente difícil que en esas circunstancias, el germano pudiese ser de la partida.

Pero el orgullo, la casta y la fuerza de voluntad de Rüdiger, puestos de manifiesto en el vídeo publicado por el propio club donde se veía cómo se sometía a las curas por parte de los servicios médicos, son armas infinitamente más poderosas que el dolor.

A pesar de lo aparatoso del golpe y de lo incómodo (y doloroso) que resulta tener que jugar con una herida así, aún por cicatrizar, Rüdiger ha tomado la decisión de seguir entrenando y, tras un rato en el gimnasio, saltó al campo a terminar el entrenamiento con el resto del equipo y todo apunta a que estará, cuando menos, en la convocatoria que mañana dará Ancelotti.

Por tanto, cara y cruz para Carletto, que perderá a Courtois, uno de sus mejores activos: Esto obligará a Lunin a pasar su primera gran prueba de fuego como madridista desde que fichó en 2019.

Eso sí, al menos, conserva a un central de élite como es Rüdiger, que firmó el martes su mejor partido del año como madridista y empieza a parecerse cada vez más al jugador que deslumbró la pasada temporada tanto en la Premier como en la Champions League.

Deja una respuesta