Crónica Real Madrid 1-1 Athletic de Bilbao | Jornada 38 Liga Santander

Karim Benzema se despidió de la afición con un nuevo gol | Real Madrid 1-1 Athletic de Bilbao

Real Madrid 1-1 Athletic de Bilbao: “Tarde de despedidas”

Tarde de fútbol marcada por un montón de despedidas la que hemos vivido hoy en el Santiago Bernabéu, repleto hoy y no precisamente para despedir un campeonato de Liga manchado de corrupción sino a la última leyenda del Madridismo, Karim Benzema, que había anunciado horas antes su salida del Real Madrid.

Pero también una jornada vespertina para despedir a otros tres jugadores que, como el francés, también habían confirmado este fin de semana su adiós al club blanco, como Marco Asensio, Mariano y Eden Hazard. Y quién sabe si también a otros como Nacho o Ceballos, de cuyo futuro aún no se sabe nada.

El partido en sí fue lo de menos. Un encuentro absolutamente intrascendente, que no tenía otro aliciente deportivo que ver si el Real Madrid conservaba su segunda plaza en el campeonato ante el Atlético de Madrid, que jugaba al mismo tiempo contra el Villarreal en el Estadio de la Cerámica. Un partido que, por cierto, acabó con empate a dos y que certificó matemáticamente el segundo puesto liguero para los blancos en esta temporada.

Sopor y exhibición de Courtois en la primera mitad

Carlo Ancelotti volvió a mover el banquillo, dando entrada a otra nueva defensa, con Carvajal y Rüdiger como laterales y Militao, Nacho como centrales. Rotó también en la medular, con Camavinga, Kroos y Ceballos, mientras que para la delantera apostó sobre seguro con Rodrygo, Benzema y Vinicius.

Courtois detuvo un penalti a Vesga en la primera mitad con esta gran parada | Real Madrid 1-1 Athletic de Bilbao

De la primera parte hay que decir que fue soporífera, sin apenas oportunidades, jugada a un ritmo cansino que no pudo animar ni siquiera el lanzamiento de penalti con el que fue sancionado el Real Madrid a los ocho minutos. En una mano de esas que, dependiendo del día y de la camiseta del infractor se pita o no, Iñaki Williams remató flojo un centro desde la derecha que se estrelló contra el brazo de Kroos. El debutante Díaz de Mera no se lo pensó y decretó el punto fatídico.

Sin embargo, Courtois se estiró más de lo que un ser humano es capaz de estirarse, se hizo grande en toda la portería y le detuvo el lanzamiento a Vesga en la que puede haber sido una de las mejores atajadas de esta Liga.

A partir de ahí, la nada más absoluta, sólo sacudida prácticamente al final de la primera mitad cuando Rodrygo, muy activo durante este período, recogió en el borde del área un gran servicio de Rüdiger de tacón e inició un slalom por el área, dejando atrás rivales hasta que Unai Simón, muy hábil, desde el suelo le quitó el balón de la bota con la yema de los dedos cuando se disponía a marcar a puerta vacía.

El balón salió rechazado hacia la zona de tres cuartos del ataque madridista a las botas de Kroos, quien asistió perfectamente a la espalda de la zaga rojiblanca, donde apareció Carvajal para rematar de cabeza pero su testarazo se perdió ligeramente alto, por encima del larguero de Unai Simón.

Goles y emotivas despedidas en la segunda parte

Tras la reanudación no se le pusieron precisamente bien las cosas al Real Madrid puesto que a los tres minutos, un error de Ceballos en la salida de balón propició una buena contra llevada a cabo por De Marcos.

Buen partido de Vinicius, especialmente en la segunda parte | Real Madrid 1-1 Athletic de Bilbao

El lateral del Athletic asistió a Sancet, completamente solo en el primer palo, y su remate a bocajarro lo sacó en primera instancia Courtois con una buena intervención. El problema es que nadie cerró el rechace y el balón le volvió a caer a Sancet que, esta vez sí y con Courtois ya batido, no tuvo problemas en anotar el primer tanto.

Pudo sentenciar el Athletic en el minuto 56 pero Courtois volvió a salvar al Madrid con otra mano espectacular, en este caso a tiro de Iñaki Wiliams, que había logrado romper la defensa madridista por velocidad, aprovechando un descomunal agujero en la banda dejado por Rüdiger.

Ancelotti tiró de Tchouameni y de Marco Asensio por Camavinga y un desdibujado Ceballos y el equipo mejoró. No sólo recuperó el control del centro del campo, que había perdido en esta segunda parte sino que empezó a encontrar mejores sensaciones pero sin lograr generar peligro.

Corría, pues, el reloj hasta que en el minuto 70 Yuri golpeaba en el rostro a Eder Militao en el área del Athletic en un salto entre ambos y el colegiado tampoco dudó en señalar los 11 metros. Lanzó Benzema en sus útlimos minutos como madridista y no falló, anotando su gol número 354 como madridista y dejando el mejor sabor de boca posible en su despedida del público del Bernabéu, que llegó tras el penalti cuando fue sustituido por Modric, con el público en pie, llorando a la leyenda que se va.

En el minuto 79, el Real Madrid tuvo en las botas de Vinicius la posibilidad de darle la vuelta al marcador. Anotó el brasileño adelantándose a la defensa del Athletic y aprovechando un magnífico servicio entre líneas de Rodrygo, pero el VAR anuló el tanto por la posición ilegal de Vinicius.

La última oportunidad para el Real Madrid llegó a falta de dos minutos para acabar cuando Rodrygo, en una inmejorable posición mandó el balón por encima de la portería tras una espectacular internada de Vinicius por la banda derecha. Pero no fue la última del partido, que cayó del lado del Athletic en el descuento, con un tremendo disparo lejano de Iñaki Williams que obligó de nuevo a lucirse a Courtois con otra buena mano.

Con el partido acabado llegó la hora de los homenajes. Los que ya habían confirmado sus marchas fueron manteados por sus compañeros mientras se fotografiaban en una especie de “altar” situado a pie de campo con todos los trofeos logrados estos años y por el que pasaron todos, incluyendo a gente como Nacho, cuya despedida del público del Bernabéu, con la mano en el corazón y visiblemente emocionado, hacen presagiar que el canterano también deje el club en las próximas fechas.

Y es que con la salida de estos jugadores, especialmente la de Benzema, se da carpetazo a época gloriosa, llena de triunfos, asi como de una temporada en la que el Real Madrid se va de vacaciones con tres títulos en su haber y, salvo el fiasco de la Liga, al menos ha competido la Champions y se lleva la Copa del Rey (con goleada al Barça en casa incluida), el Mundial de Clubes y la Supercopa de Europa.

¡Dios salve al Rey del Fútbol! ¡Dios salve a Karim Benzema! Gracias por todo y ojalá que hasta pronto.

Deja una respuesta