Crónica Real Madrid 0-0 Atlético de Madrid | Jornada 7 Liga Santander

Excelente partido de Dani Ceballos en el Bernabéu | Real Madrid 0-0 Atlético

Real Madrid 0-0 Atlético de Madrid: “El derby de Ceballos”

El segundo derby de la temporada se ha saldado con un injusto empate sin goles, en el que ambos equipos hicieron merecimientos para llevarse un partido marcado por el acierto bajo los palos tanto de Courtois como de Oblak, pero en el que el Real Madrid propuso más e hizo bastantes más cosas para llevarse los tres puntos.

El dominio estuvo muy repartido, y aunque el Atlético estuvo muy bien plantado sobre el campo y fue protagonista en los dos primeros tercios de la primera mitad, aprovechando la enfermiza endeblez de la defensa blanca, lo cierto es que desde el final de la primera parte y hasta el final del encuentro, los de Lopetegui dominaron a los rojiblancos.

Especialmente en la segunda mitad, en la que los del Cholo Simeone apenas sí pudieron cruzar el centro del campo, embotellados en su área debido al empuje madridista. El Real Madrid mejoró sensiblemente en el segundo tiempo, merced a la entrada de Ceballos, que firmó sin duda sus mejores minutos desde que llegó al club.

Por último, hay que hacer referencia al sibilino e indecente arbitraje de Martínez Munuera. El colegiado alicantino estuvo pésimo, especialmente en el aspecto disciplinario, mostrando una permisividad exagerada con el juego duro rojiblanco, no sólo en el rasero de las tarjetas sino e la propia apreciación de las faltas.

Hubo entradas, especialmente una de Saúl a Bale y un agarrón de Diego Costa a Courtois cuando iba a sacar, merecedoras de cartulina que se fueron al limbo, mientras que sancionó con la primera amarilla del partido una entrada de Carvajal que ni siquiera había sido falta.

El arbitraje de Martínez Munuera enfadó a los jugadores madridistas | Real Madrid 0-0 Atlético

Además, un claro error de apreciación del árbitro, al no señalar una clarísima falta a Bale en el campo del Atlético, dio pie a un contragolpe de Griezzman que estuvo a punto de costarle un gol al Real Madrid.

Se le reclamaron un par de derribos a Benzema en el área rojiblanca y una mano de Casemiro en la primera mitad, bastante clara pero que a juicio del colegiado y, sobre todo, de los integrantes de la sala del VAR, se consideró involuntaria.

Una primera parte de dominio rojiblanco

El Real Madrid afrontó el encuentro prácticamente con el mismo equipo que cayó derrotado en Sevilla, con la salvedad de la vuelta al once titular de Carvajal y la inclusión de Nacho en el lateral izquierdo, en lugar del lesionado Marcelo.

Y como no podía ser de otra forma, el Real Madrid volvió a saltar al campo atenazado y con una inexplicable bisoñez y falta de contundencia defensiva que asusta. Sorprendió el Atlético, con una presión muy alta en la salida de balón que dio lugar a que los de Simeone se hiciesen rápidamente con el control del partido.

A los tres minutos, de hecho, Saúl ya puso a prueba a Courtois con un durísimo disparo desde fuera de área, al que respondió el meta belga con un magnífico despeje y un par de minuto más tarde, Griezzman lo intentó de chilena pero su disparo acrobático se marchó fuera.

Era francamente fácil para el Atlético dominar debido a que, entre los balones que recuperaba fruto de esa presión, llevada al límite gracias entre otras cosas a la comentada permisividad arbitral, y entre los que la defensa regalaba, merced a errores propios y a su ausencia de contundencia, especialmente de Carvajal y Varane, la pelota no le duraba apenas al Real Madrid.

Aunque la primera aproximación del Madrid fue un intento de centro-chut de Bale por la banda derecha a los ocho minutos, lo cierto es que fue el Atlético quien dispuso de las mejores oportunidades para marcar en la primera parte.

Gran parada de Courtois a disparo de Saúl | Real Madrid 0-0 Atlético

La primera de ellas se produjo en el minuto 18, en una contra de manual, de esas que tan bien estudiadas y aprendidas tiene el Atlético del Cholo, aprovechando un fallo rival y en dos pases.

El problema está en que este contragolpe salió de un grave error arbitral, que no apreció una clara falta a Asensio en la zona de tres cuartos del Atlético, el balón le llegó a Koke quien. desde la línea de centro del campo, vio toda una autopista en la banda izquierda y sirvió en profundidad a Griezmann, a la espalda de Nacho. El francés se plantó solo ante Courtois pero el belga logró detener con el rostro el balón cuando se cantaba el primero de la noche.

La segunda oportunidad estuvo en las botas de Diego Costa, tras varios minutos de tedio y excesivo conservadurismo por parte de ambos equipos y cuando más controlado tenía el partido el Atlético de Madrid.

De una factura similar a la de Griezmann y de nuevo por la izquierda, en el minuto 38 el francés vio vacío el carril del “3” madridista y aprovechó la velocidad de Costa para ganarle la espalda en este caso a Varane pero el de Lagarto estrelló su remate contra el cuerpo de Courtois, que tapó muy bien los huecos.

Entre medias, el Madrid sólo pudo asomarse un par de veces por el área de Oblak. El primero fue Bale, que cruzó excesivamente el balón ante Oblak a la salida de una falta botada por Kroos en el minuto 23 y Benzema, cuatro minutos después, culminando una bonita triangulación entre Asensio y Carvajal por la derecha, pero su remate lo interceptó Giménez en el último momento.

Courtois le sacó a Griezmann un balón de gol | Real Madrid 0-0 Atlético

A partir de ese momento, el Atlético se diluyó y ya no volvió a asomarse más con peligro por la meta de Courtois el resto del partido, del que el Real Madrid se hizo dueño y señor.

En el minuto 41, Oblak estuvo de emular a Karius en Kiev ya que erró gravemente al despejar un balón muy sencillo pero lo acabó estrellando contra el cuerpo de Asensio pero en esta ocasión, el balón le volvió mansamente a las manos en vez de ir a la portería, en la que fue la última ocasión del primer período.

Ceballos revolucionó el partido

La segunda parte comenzó con el cambio obligado de Bale por Ceballos. El galés se quejó de molestias en los abductores y, en previsión de males mayores, se quedó en el vestuario y su lugar lo ocupó el sevillano, cuya entrada en el campo fue decisiva en la mejora experimentada por el Real Madrid en su juego.

Con Bale fuera de combate, Lopetegui cambió su sistema por un 4-4-2, con lo que el Madrid recuperó el control del centro del campo y Kroos, hasta ese momento casi inédito, empezó a funcionar y mover la maquinaria blanca.

La alegría con la que salió Ceballos al campo se dejó notar y pronto se contagió el resto del equipo y la posesión estéril e inane de la primera parte cambió por una circulación mucho más rápida, para la que el Atlético no tenia más alternativa que encerrarse en el área a la espera de poder cazar alguna contra en algún despiste madridista, cosa que no se produjo.

A los dos minutos de la reanudación, Casemiro se llenó de balón y su disparo aparentemente cómodo desde la frontal del área se marchó alto y Asensio, un par de minutos después, también la tuvo a pase de Ceballos pero el balear chutó flojo y Oblak no tuvo problemas para atajarlo.

Asensio tuvo la victoria en sus botas pero falló ante Oblak | Real Madrid 0-0 Atlético

Al filo de la hora de encuentro y con el Atlético totalmente replegado, tuvo que ser Ceballos de nuevo quien se inventó una gran jugada en la frontal que provocó una falta en la frontal que inexplicablemente botó Casemiro, lanzando el balón a la grada.

Con el Madrid volcado sobre la nutrida zona defensiva rojiblanca, Modric y Asensio, nuevamente, gozaron de sendas ocasiones casi consecutivas pero en el caso del croata, su disparo se marchó fuera por poco a la izquierda de Oblak y en el del mallorquín, falló estrepitossamente un mano a mano con el meta esloveno, que se lució mandando el balón a córner.

Lopetegui, ante la cada vez mayor cerrazón defensiva rojiblanca, dio entrada a Lucas Vázquez en el minuto 82 pero no dio resultado. El Atlético no se abrió ni los jugadores blancos encontraron el hueco.

Ni por fuera ni por dentro, los del Cholo no dieron opción y, aunque Vinicius se ofreció como la última alternativa por un inoperante Benzema en el minuto 88, lo cierto es que el brasileño no funcionó tampoco y el partido murió ante el último arrreón blanco.

Deja un comentario