Crónica Atlético de Madrid 1-3 Real Madrid | Jornada 23 Liga Santander

Casemiro, protagonista del día con este golazo de chilena que abrió el marcador | Atlético 1-0 Real Madrid

Atlético de Madrid 1-3 Real Madrid: “El Real Madrid conquista el Wanda”

El Real Madrid ha tomado al asalto el Wanda Metropolitano, en la que pasará a la historia por ser la primera victoria blanca en el nuevo feudo rojiblanco en su segunda visita liguera, tras el empate a 0 del año pasado.

Una victoria lograda con un espectacular planteamiento, con un despliegue físico descomunal, con mucho oficio y, sobre todo, imponiéndose al festival de patadas, algunas de ellas, rayanas en la agresión, con el que los de Simeone tuvieron a bien “obsequiar” a los de blanco, con la cobarde -y por desgracia tradicional- colaboración del colegiado de turno, en este caso, Estrada Fernández.

El colegiado catalán se encontró con un partido áspero, bronco y lleno de incidencias, en las que el VAR tuvo un marcado protagonismo, dando por bueno un gol, el del Atleti, que nació de una falta clamorosa de Correa a Vinicius, y anulando otro por un fuera de juego casi al límite de Morata, Además, revisar un clarísimo penalti por derribo de Giménez a Vinicius, que a la postre dio lugar al gol de Ramos.

Asimismo, dejó con 10 a los rojiblancos tras la expulsión de Thomas por doble amarilla en los últimos minutos pero bien pudo haberlo hecho desde los primeros compases del partido, cuando le perdonó la tarjeta roja a Arias por un terrible plantillazo a Reguilón que impactó directamente sobre el tobillo del canterano, entre otras jugadas saldadas sólo con amarilla o incluso sin sanción.

Finalmente, el Madrid se llevó los tres puntos y se encarama a la segunda posición de la tabla y dormirá a tan solo cinco puntos del “todopoderoso” Barça, que tiene además un duro compromiso ante el Athletic de Bilbao en San Mamés, en la que puede ser una jornada inolvidable para el madridismo y para un equipo que muchos, entre ellos bastantes madridistas, daban por muerto y enterrado en el mes de noviembre.

Excepcional primera parte de los de Solari

Santiago Solari no se reservó nada y, como era de esperar, sacó a toda su artillería pesada. Con tan solo dos cambios con respecto al miércoles en el Nou Camp, el argentino sacó a Thibaut Courtois, quien por cierto, sufrió las iras de la autodenominada “mejor afición del mundo”, que tiró entre otras cosas, peluches con forma de rata, y a Reguilón en el lateral izquierdo.

Los once jugadores de Solari que tomaron al asalto el Wanda | Atlético 1-0 Real Madrid

Los primeros 10 minutos fueron de dominio intenso del Atlético de Madrid, que se fue a por el Real Madrid con una presión extrema sobre la salida del balón desde su misma zona defensiva.

Durante estos momentos, apenas le duraba la pelota a los de Solari, que la perdían casi con la misma facilidad con la que Reguilón pudo perder su tobillo cuando Arias protagonizó la primera gran agresión de la noche, dejándole un plantillazo escalofriante cuando el partido apenas llevaba cuatro minutos de juego y Estrada Fernández, de forma inexplicable, ni siquiera amonestó verbalmente al colombiano.

Aun así, Griezzman, primero, con un disparo que salió rozando el poste de Courtois y minutos después, un disparo de Thomas que se marchó por arriba

Sin embargo, el Real Madrid no se descompuso en ningún momento y aguantó el tirón hasta que a los 10 minutos pudo engarzar su primera jugada de ataque y empezó a enseñar los dientes, provocando un par de córners casi consecutivos.

Precisamente, en el segundo de ellos, volvimos a revivir el espíritu de Lisboa aunque con otros protagonistas. En el minuto 15, el segundo de los saques de esquina fue botado desde la derecha por Kroos al punto de penalti, cabeceado por Ramos, y el temor a repetir la historia llevó a los defensores atléticos a centrarse en el camero.

Hasta cuatro zagueros rodearon a Ramos quien, pese a todo, logró peinar el balón al segundo palo, donde se encontraba Casemiro completamente solo y de maravillosa chilena batió a Oblak.

El gol supuso un mazazo importante para el Atleti, que empezó a tambalearse sobre el céspedo como la hace un boxeador que acaba de recibir un directo a la mandíbula. La presión de la que hizo gala en los primeros minutos desapareció como por encanto y el Real Madrid se hizo con la pelota y a controlar y a manejar a su antojo el partido.

Espectacular chilena de Casemiro para anotar el primer gol de la tarde | Atlético 1-0 Real Madrid

En ese momento, además, comenzó el festival de Vinicius, que volvió a demostrar que Lopetegui se pasó de cocción con él y que, como pasó en el Nou Camp, mostró de nuevo su desparpajo y su enorme talento con una exhibición impropia de un chico de su edad y en un partido y con un rival como el Atlético, que ya había mostrado una enorme gama de patadas de todos los colores y sabores.

El brasileño avisó de sus intenciones en el minuto 19, con una galopada marca de la casa, acompañada de un centro con el exterior del pie, medido al corazón del área, para que Lucas Vázquez, en carrera, rematase de primeras por encima del marco de Oblak.

Apenas dos minutos después, de nuevo Vinicius volvió a meter el miedo en el cuerpo a la parroquia rojiblanca, con otro centro envenenado al área, que Thomas no acertó a despejar y a punto estuvo de llegar Benzema a empujarla.

Sin embargo, llegó el minuto 24 y cuando peor estaba el Atlético, que es único en este tipo de circunstancias, aprovechó la primera que tuvo entre los tres palos en una jugada marcada por la polémica. Primero, porque nació de una clarísima falta de Correa en la zona de tres cuartos del Atlético que Estrada no señala y que dio lugar a una contra en la que, al límite del fuera de juego y con Griezzman saliendo desde prácticamente el centro del campo, el francés ganó la espalda a la zaga blanca y se plantó ante Courtois, batiéndole por abajo.

El VAR revisó la jugada y, cuando todos pensábamos que iba a invalidar el tanto no sólo por la posible posición antirreglamentaria de Griezzman (apenas un par de repeticiones y desde tiros de cámara inadecuados daban la sensación de que podría estar habilitado) sino por el hecho de la falta de Correa, absolutamente indiscutible.

Pero no, el inefable Munuera Montero, el del ya mítico “todo OK José Luis, todo OK” dio validez al tanto y el injustísimo empate subió al marcador.

La jugada del gol de Griezzman nace de esta falta no señalada de Correa | Atlético 1-0 Real Madrid

Ese gol le dio un plus de motivación inesperada a un hasta entonces alicaído Atleti, que redobló la presión y, sin llegar a los niveles del inicio del partido, le dieron algo de control sobre el partido pero sin crear apenas peligro. De hecho, el Atleti no volvió a tirar entre los tres palos en toda la primera mitad. Algo que sí hizo, aunque sin demasiada fuerza, Toni Kroos en el minuto 38 tras un gran pase de Carvajal desde la derecha.

Y cuando todo apuntaba a que nos iríamos al descanso con tablas en el marcador, apareció majestuosa la figura de Vinicius. Al filo del minuto 40, Kroos conectó con Vinicius, quien pegado a la cal destrozó a Giménez en un par de quiebros maravillosos y cuando entraba en el área, fue zancadilleado por detrás claramente por el defensor uruguayo.

De nuevo el VAR entró en juego al revisar a fondo la jugada, ya que no se veía con claridad si el derribo se produjo centímetros antes de cruzar la línea del área o dentro de ésta y tras un par de minutos de incertidumbre, a instancias de la Sala de VAR, Estrada decretó la pena máxima.

Una penalti que Sergio Ramos se encargó, una vez más, de ejecutar con la maestría y la precisión de un cirujano, en esta ocasión con un disparo raso y duro, pegado al palo que hizo imposible la estirada de Oblak.

Gran partido en defensa de los de Solari en el Wanda | Atlético 1-0 Real Madrid

Sin tiempo para más, salvo para las protestas de los jugadores atléticos, el colegiado mandó a los jugadores a vestuarios para tomarse un merecido descanso.

La sentencia de Gareth Bale

Tras la reanudación, el Atlético salió con más brío, quizás espoleado por el tanto postrero de Ramos y dio un par de avisos, con sendos disparos de Morata y Griezzman. El del ex-jugador madridista, a bocajarro y en el área, se marchó alto y del galo, acabó fuera, pegado al palo izquierdo de Courtois.

En el minuto 53 volvió la polémica. En el único despiste que tuvo la defensa blanca en todo el partido, un voleón de Godín desde prácticamente su área, cogió a contrapié a toda la zaga y Morata, ligeramente adelantado, se hizo con el balón y colocó una extraordinaria vaselina por encima de Courtois y que no pudo desviar Ramos.

Pero cuando el ex-madridista se disponía a celebrar el tanto, Estrada decretó su anulación por fuera de juego del delantero rojiblanco, absolutamente milimétrico. Tras unos instantes de incertidumbre, el VAR confirmó la decisión del colegiado catalán y el tanto no subió al marcador.

Coincidiendo con los mejores momentos de juego del Atlético, en el minuto 60 Courtois demostró por qué es uno de los más grandes porteros del mundo al sacar una espectacular mano a Giménez, tras una falta botada por Thomas.

Espectacular el trabajo defensivo de Varane | Atlético 1-0 Real Madrid

Un par de minutos antes, llegó el primer cambio del Real Madrid, con la entrada de Bale por un exhausto Vinicius quien, como el día del Clásico, se había vaciado y había bajado muchos enteros su participación en la seugnda parte.

Y de nuevo polémica arbitral, con un posible derribo a Morata de Casemiro en el minuto 68 pero, entre que el contacto es levísimo y que el delantero madrileño se deja caer de forma aparatosa, Estrada señaló saque de puerta ante las protestas de los jugadores rojiblancos.

Pero llegó el minuto 73 y Bale, hasta ese momento poco activo en el partido, recuperó un balón en el centro del campo que dio lugar a una contra sabiamente dirigida por Benzema y continuada por Modric, ya en campo rojiblanco.

El croata avanzó unos metros y vio cómo Bale le había ganado la partida a Arias y se despachó un gran pase al hueco y el galés se internó en el área, cruzó el balón al palo largo de Oblak y le batió con un gran disparo.

En ese momento, el Atleti cayó en depresión y bajó casi por completo los brazos, a pesar de que aún quedaban casi 20 minutos de partido. Sin ideas y sin espíritu, a los rojiblancos se les terminó de apagar la luz cuando, en el minuto 80, Thomas Partey cazó de forma inmisericorde a Kroos y vio su segunda amarilla.

Con un hombre menos y con dos goles de desventaja en el marcador, los del Cholo entregaron la cuchara, hasta el punto que pudieron incluso encajar algún gol más,

Momento el que Gareth Bale anota el tercer y definitivo gol madridista | Atlético 1-0 Real Madrid

El Real Madrid tiró de todo su repertorio de fútbol de toque, que también lo tiene y convirtió cada jugada en un rondo casi infinito, a la espera de encontrar ese hueco por el que encontrar por dónde romper la poblada defensa rojiblanca.

Y casi lo consiguen cuando el partido prácticamente tocaba a su fin, con una maravillosa contra de Benzema que culminó con un grandioso pase de Benzema al área que Bale, que venía en carrera, remató de cabeza pero su remate se marchó ligeramente alto.

Ya no hubo tiempo para más, y tras tres minutos de prolongación, el partido murió lentamente y el Real Madrid volvía a ganar en Liga en el campo del Atlético de Madrid tres años después.

Deja un comentario