Crónica Real Madrid 1-0 Atlético de Madrid | Jornada 22 Liga Santander

Con este remate, Benzema conseguía el tanto de la victoria en el derbi | Real Madrid 1-0 Atlético de Madrid

Real Madrid 1-0 Atlético de Madrid: “Segundas partes a veces sí son buenas”

El Real Madrid se ha hecho con los tres puntos del derbi madrileño de Liga, tras un partido marcado por el sufrimiento y la tensión y en el que los de Zidane han ofrecido dos caras bien distintas.

Una, en la primera mitad, marcada por un juego insulso, fallón, lento y sin profundidad, a pesar de salir con cinco centrocampistas y la apuesta de Zidane por el fútbol de control y toque, el Real Madrid fue dominado por un Atlético de Madrid que jugó bastante mejor y  pudo adelantarse en el marcador.

La otra, nada más salir del descanso, en la que los de Zidane, tras una variación táctica en la que volvió al 4-3-3,  de la mano de un espectacular Vinicius, literalmente se zamparon al Atlético de Madrid, dándole un auténtico repaso de fútbol y juego, vital para la consecución del tanto de Benzema y para que los tres puntos, por fin y tras seis temporadas, se quedasen en el Bernabéu.

Hubo lugar para todo, sobre todo para la discusión y la polémica, con la no señalización de un penalti -que dicho sea de paso sólo existió en la calenturienta imaginación de los dirigentes y aficionados rojiblancos- por un presunto derribo de Casemiro a Morata en la primera mitad. Pero también porque el catalán Estrada Fernández, el colegiado de hoy, le perdonó una clara cartulina roja a Felipe por doble amarilla, a falta de pocos minutos para el final.

Pésima primera mitad a pesar de los cinco centrocampistas

El partido comenzó con una sorpresa colosal, al anunciarse el “once” madridista y descubrir que Zidane había apostado exactamente por el mismo 4-5-1 con el que se jugó la Supercopa en Yeda, con el cambio de Benzema por Jovic.

Zidane volvió a sorprender alineando de salida un 4-5-1 | Real Madrid 1-0 Atlético de Madrid

La idea, como entonces, superar en control de balón y evitar las contras del Atlético. Una política que no le fue nada mal entonces pero que, como se vio después, no tuvo precisamente el mismo resultado.

Al menos durante los primeros 15 minutos, el experimento le salió a la perfección a Zidane, que arrolló a los del Cholo, quienes prácticamente no vieron el balón y estuvieron claramente superados también a balón parado.

Se jugaba prácticamente en el área rojiblanca y en el minuto 6, Ramos en labores de “9”, totalmente libre de marca, remató mordido un buen centro de Kroos desde la izquierda.

Apenas cinco minutos después, el propio Ramos, volvió a fallar en una jugada de estrategia a la salida de un córner entre Kroos y Carvajal. El balón le llegó franco casi a la frontal del área pero el camero no estuvo fino en el golpeo y la pelota se marchó fuera.

A partir de ese momento, de forma inexplicable, el Real Madrid perdió su sitio en el campo. Bien porque el entramado defensivo del Atlético, que hasta ese momento sólo había servido para encerrarse con los once hombres en su área, empezó a funcionar, bien porque la presión de los del Cholo se le atragantó a los centrocampistas blancos, provocando incontables fallos en la entrega.

El caso es que el Real Madrid comenzó a jugar rematadamente mal. Sin espacios, el fútbol de los de Zidane comenzó a hacerse lento y previsible. Pases sin profundidad, de un lado a otro del campo, florituras y exquisiteces de Isco que generalmente quedaban en nada y ,sobre todo, un sinfín de pérdidas, algunas de ellas absurdas.

Correa fue el delantero más incisivo del Atlético en la primera mitad | Real Madrid 1-0 Atlético de Madrid

Así pues, casi sin querer, el Atlético empezó a sentirse cómodo sobre el campo y llegaron las mejores oportunidades. Con un Morata tan pitado por la grada como activo, los errores propios dieron lugar a la primera gran ocasión rojiblanca, cuando Courtois tuvo que lucirse para sacar un tiro de Vitolo en el minuto 18.

Saúl disparó fuera cerca del palo instantes después y así, con un Atleti cada vez más cómodo, llegó la mejor oportunidad rojiblanca del partido cuando, tras una pérdida infantil de Isco, propició una contra rival que acabó con un disparo de Correa al palo izquierdo de Courtois en el minuto 24.

En el minuto 31 llegó la jugada polémica del día cuando Saúl centró al área para la llegada de Morata quien, en su disputa con Casemiro, no dudó en dejarse caer, pero afortunadamente Estrada no señaló nada ni el VAR tampoco detectó nada punible en el contacto.

Con un Madrid completamente desarbolado de mediocampo hacia delante, el partido fue muriendo poco a poco hasta llegar al descanso, aunque al menos, con la buena noticia para los de Zidane que el conservadurismo del Cholo, le llevó a no volverse a acercar por el área de Courtois e incluso a que la última jugada de la primera mitad fuese un disparo lejano de Modric que atajó Oblak sin problemas.

La resurrección del Real Madird liderado por Vinicius

Evidentemente, había que hacer cambios con urgencia porque el Real Madrid no funcionaba, los cinco centrocampistas no habían aportado nada, ni control ni profundidad. Y se hicieron.

Vinicius revolucionó el partido tras su aparición en el campo | Real Madrid 1-0 Atlético de Madrid

Zidane reaccionó valientemente al reto y en el descanso dejó en la caseta a unos inoperantes Kroos e Isco y sacó a Vinicius y a Lucas Vázquez para dar más profundidad al equipo y abrir el juego por las bandas.

Los cambios trajeron consigo no sólo que el Real Madrid recuperase el control del encuentro sino la reubicación de jugadores como Modric y Valverde, desplazados a la banda derecha y por tanto opacados en su juego, al tiempo que Benzema, que en la primera mitad llegó a jugar como un sexto centrocampista, se pudo ocupar de su demarcación en el eje del ataque blanco.

Y el resultado no se hizo esperar. La primera en la frente. Con tan solo un minuto disputado, Vinicius se fue de su par, abrió a la frontal del área donde vio la llegada de Valverde, que lanzó un zapatazo que obligó a Oblak a lucirse por primera vez en la tarde.

Vinicius se convirtió en un dolor de muelas para la zaga rojiblanca. Su velocidad y su constante desborde trajo por la calle de la amargura a Vrsaljko y a Savic, obligado a salir en ayuda de su compañero constantemente, descabalando la poderosa estructura defensiva del Atlético, que hacía aguas sin parar y a cuyos jugadores apenas les duraba el balón en los pies.

Precisamente por la banda izquierda del Real Madrid, llegó el premio a estos minutos de gran juego blanco. En el minuto 55 una excelente triangulación entre Vinicius y Mendy acabó con un gran pase del francés al segundo palo, donde apareció Benzema para, de primeras y con un buen disparo, taladrar la meta de Oblak.

Benzema,celebra el gol tras batir a Oblak | Real Madrid 1-0 Atlético de Madrid

Un gol que fue como una auténtica ducha fría para los del Cholo, que había puesto minutos antes su granito de arena para el descalabro del Atlético, sacando del campo a Morata para meter a Lamar, de modo que ahora tenía un delantero menos y un gol en contra. Difícil papeleta, pues, para remontar.

Con un Real Madrid dominador, que movía el balón con una velocidad casi frenética y con Vinicius como protagonista, los de Zidane estuvieron a punto de ampliar la ventaja con un disparo del propio delantero brasileño, tras una gran diagonal, pero su disparo, flojo y centrado acabó en las manos de Oblak.

Felipe también tuvo su cuota de protagonismo. Primero porque evitó un gol de Benzema, tras una excelente jugada personal del francés y después, porque vio la primera amarilla después de cazar a Lucas Vázquez.

Sin embargo, tuvo que haber visto la segunda cuando, a falta de dos minutos para llegar al final, llegó tarde a un balón dividido con Valverde e impactó duro sobre el tobillo del charrúa, pero inexplicablemente Estrada Fernández no sólo le perdonó la segunda amarilla sino que amonestó a Casemiro por protestar la acción.

Casemiro cuajó de nuevo una excelente actuación | Real Madrid 1-0 Atlético de Madrid

Entre medias, el partido se convirtió en un correcalles, donde el Atlético, despojado de su rigor táctico, no fue capaz de hilvanar dos jugadas seguidas y, aunque el Cholo dio entrada al recién llegado Yannick Carrasco, no creó nada de peligro y el Real Madrid, ordenado en defensa y con peligro a la contra, dominó el último tercio del encuentro.

Finalmente y, tras unos minutos finales llenos de tensión y emoción por lo escueto del resultado, el partido llegó a su fin y estos tres trascendentales puntos, que no sólo afianzan al Real Madrid en el liderato sino que desplazan a los del Cholo a la quinta posición, a 13 puntos, se quedaron en casa, a la espera de lo que haga hoy el Barça ante el Levante.

Deja un comentario