Crónica Real Madrid 3-0 Valencia | Jornada 29 Liga Santander

Karim Benzema, protagonista destacado por sus goles y su juego | Real Madrid 3-0 Valencia

Real Madrid 3-0 Valencia: “Con Karim todo es más fácil”

El Real Madrid se ha llevado tres importantísimos puntos del Alfredo Di Stéfano en un partido en el que los de Zidane, en esa especie de montaña rusa en la que vive instalado desde hace meses, decide darnos siempre una de cal y una de arena durante el mismo partido.

Si el pasado domingo ante el EIbar tuvimos que soportar una segunda parte calamitosa, hoy ha tocado ver de nuevo una pésima versión del Real Madrid, aunque en este caso ha sido en la primera mitad, ante un Valencia que, sin hacer grandes méritos, bien pudo haberse ido al descanso por delante en el marcador.

Afortunadamente y como ya pasó el domingo en aquel fuera de juego inexistente de Karim Benzema que dio validez al gol de Kroos ante el Eibar, hoy el VAR ha vuelto a ser protagonista, anulando un gol a Rodrigo por un fuera de juego milimétrico de Maxi Gómez.

Una jugada polémica en un fuera de juego que, nos guste más o menos, existió y, por tanto, la tecnología evitó que el Real Madrid fuese perjudicado por Sánchez Martínez, quien había señalado ya el centro del campo, por lo que, lejos de entender las quejas valencianistas y del antimadridismo, la gente debería estar contenta porque el VAR, que llegó para corregir estas cosas, ha vuelto a funcionar.

Y es que parece que algunos le han cogido el gustillo a criticar las jugadas correctas y, mientras llenan horas de tertulias criticando jugadas bien rearbitradas por el VAR callan como momias cuando otros, generalmente de ese país pequeñito de ahí a la derecha, ven cómo les pitan penaltis inexistentes sin que se forme el más mínimo revuelo

El 4-4-2 de Zidane no funcionó en la primera parte

En lo relativo al encuentro, decir que, tal y como se esperaba, Zidane hizo cambios y no sólo en cuanto a los nombres, dejando en el banquillo a Marcelo y a Rodrygo, por Mendy y Fede Valverde, sino que además cambió de sistema, pasando de su típico 4-3-3 al 4-4-2 que tan buenos resultados le dio entre diciembre y enero.

El Real Madrid saltó al campo con una camiseta de apoyo a Juan Carlos Unzué | Real Madrid 3-0 Valencia

El caso es que el Real Madrid salió muy bien plantado al campo y con ganas de resolver el partido por la vía rápida, con un Hazard muy participativo y con Benzema y Kroos tirando de libro de estilo.

Con una circulación de balón bastante rápida y, sobre todo, con una presión alta prácticamente desde Benzema hasta la defensa, hoy muy adelantada, casi en la línea del centro del campo, el Valencia hizo aguas, hasta el punto que los de Zidane dispusieron de hasta tres ocasiones casi consecutivas para marcar. Dos tiros lejanos de Kroos con cierto peligro y la tercera, la más clara, un mano a mano de Hazard tras una gran asistencia de Benzema repelida por un acertado Cillessen.

Sin embargo y en ocasiones, este Real Madrid demuestra tener una mandíbula de cristal y se desarma con excesiva facilidad ante los arreones de los rivales. Sobre todo, como cuando ocurre como hoy, los despistes defensivos de Ramos, primero y de Carvajal y Varane, después, casi te cuestan sendos goles.

En ambos casos, Rodrigo Moreno le ganó fácilmente la espalda a la defensa madridista y en ambos casos, Courtois se lució sacando dos manos espectaculares, sobre todo la segunda, abajo que luego acabó en el poste izquierdo del belga.

Luka Modric no jugó su mejor partido aunque se fajó a fondo | Real Madrid 3-0 Valencia

Estos errores de bulto dejaron al descubierto todas las inseguridades del equipo que, de repente, se descompuso. El balón dejó de moverse con la rapidez inicial y el centro del campo se empezó a estrellar contra el doble muro defensivo levantado por Celades entre la medular y la zaga valencianista, que cerró todas las posibles fisuras por las que Kroos, Benzema y Hazard habían podido entrar de alguna manera hasta entonces.

En ese momento llegó la jugada que marcó el devenir del partido. En otro fallo defensivo, Modric no cierra bien a Gayá, quien puede moverse fácilmente a la altura del área grande y asistió a Maxi Gómez quien, aunque por poco, en fuera de juego desvió el balón al centro del área pequeña para Rodrigo, aprovechando que Ramos estaba más preocupado de ejercer de asistente que de defender a su par, marcó fácilmente.

Es cierto que la jugada era justísima y, de hecho, Sánchez Martínez tuvo que acercarse al monitor a verla pero, tras un par de minutos de incertidumbre y cuando ambos equipos estaban alineados para sacar de centro, se desdijo de su decisión inicial y anuló el tanto.

A partir de ese momento el equipo mejoró algo ya que, aunque en ataque seguíamos igual de espesos, sin profundidad y con un sinfin de centros descolocados de Mendy, Modric y sobre todo de Carvajal que no iban a ninguna parte como único recurso ofensivo, al menos en defensa se mejoró la atención y ya no hubo más sustos para Courtois en toda la primera parte.

El VAR intervino para anular el tanto y acertó al señalar el fuera de juego de Maxi Gómez | Real Madrid 3-0 Valencia

Es más, cuando peor y más atascado estaba el equipo, llegó otra gran ocasión para el Real Madrid con una gran jugada personal de Carvajal, en la que más por fe que por técnica, se fue yendo de sus rivales y se plantó sólo ante Cillessen, quien sacó el balón con el pie cuando ya se cantaba el primer gol.

Karim Benzema, el mago del balón rompió el partido

La segunda parte cambió el guión. Sobre todo el ofensivo. Benzema, que hasta ese momento se había convertido en un centrocampista más, dejando a Hazard como única referencia en punta, se centró más en el ataque y el balón empezó a circular de nuevo con rapidez hacia las bandas.

Carvajal, que hasta ese momento había acaparado sin éxito el ataque blanco junto con un inoperante Mendy, dejó esa labor a Modric y al propio Benzema, que caía a la derecha con frecuencia, mientras que Hazard buscaba constantemente asociarse con el francés, tirando diagonales y buscando huecos, sobre todo por la izquierda, que eran aprovechados por un Mendy cada vez más entonado.

El Real Madrid dejó de sufrir y el Valencia poco a poco iba siendo encerrado en su campo, sin que Parejo pudiese buscar la espalda de la defensa. Pero aún así, los de Zidane seguían careciendo de remate. Se intentaba una y otra vez pero la zaga valencianista era un puro mar de piernas donde resultaba casi imposible encontrar un hueco.

Courtois fue clave en la victoria, con varias intervenciones de auténtico mérito | Real Madrid 3-0 Valencia

Aun así, los de Zidane no perdieron la compostura ni la paciencia y así, en el minuto 61 una maravillosa triangulación entre Hazard, Modric y Benzema consiguió encontrar por vez primera ese espacio para que el francés resolviese con la calidad de un killer nato, batiendo a Cillessen por abajo.

Ese gol trastocó los planes de Celades quien, inmediatamente después, buscó la igualada en un movimiento que resultó decisivo pero no como el técnico valencianista esperaba sino más bien por todo lo contrario.

El entrenador ché dio entrada a Guedes por Ferrán Torres. El trabajo que el canterano valenciano había aportado, como tapón para las entradas de Mendy se fue por el desagüe porque a los pocos minutos, Mendy supo aprovechar la debilidad de Wass y, tras una fabulosa internada por la izquierda, asistió a Asensio, que apenas llevaba 30 segundos en el campo y éste remató de primeras cruzando el balón a la izquierda de Cillessen para ponerle a puntilla al partido.

Demasiado castigo para un Valencia ya muy cansado y sin fuerzas para plantearse la remontada que, para más inri, vio cómo tan solo unos minutos más tarde, el Real Madrid planteó una contra de manual tras un robo exquisito de Casemiro en la media luna del área blanca.

Entonces empezó el rock and roll. Kroos condujo el balón, sacó el tiralíneas y, tras unos metros con el balón en los pies, se despachó un cambio de juego colosal hacia la banda derecha hacia Asensio y éste, casi de primeras, asistió a Benzema.

El francés hizo una jugada de esas de auténtico maestro pastelero, pura crema, una delicatessen que sólo los superclases como él pueden hacer. Recibió con la derecha, hizo un pequeño sombrero a su par y sin dejar caer el balón al suelo, empalmó un poderoso zurdazo que se fue con furia hacia la escuadra de Cillessen.

Con un fabuloso tanto, Benzema cerró la goleada | Real Madrid 3-0 Valencia

Ya no hubo tiempo para mucho más. Bueno sí, para que Vinicius, que acababa de saltar al campo en lugar de Hazard, demostró su poderosa velocidad para dejar atrás al joven y plantarse sólo ante Cillessen.

Desgracidamente, y como suele ser ya un mal endémico en el delantero carioca, eligió la peor opción. En vez de chutar al palo largo, optó por la generosidad, cediéndole el balón al centro del área, malogrando una gran oportunidad para haber marcado el cuarto.

Ah, se me olvidaba. También hubo tiempo para que Lee Kang-In, la joven perla coreana del Valencia perdiese los nervios de forma absolutamente incomprensible.

A falta de un minuto para cumplirse el tiempo reglamentario, el jugador oriental la emprendió a coces con Sergio Ramos en las mismas narices del árbitro, quien no dudó ni un instante en mostrarle la carulina roja y acabó expulsado.

A partir de ahí, el partido entró en vía muerta para acabar expirando tras los cuatro minutos de añadido decretados por Sánchez Martínez y estos tres puntos tan vitales se quedaron en casa para seguir la estela del Barça.

Deja una respuesta