Crónica Leganés 2-2 Real Madrid | Jornada 38 Liga Santander

Los jugadores madridistas consolaron a los del Leganés tras el pitido final | Leganés 2-2 Real Madrid

Leganés 2-2 Real Madrid: La profesionalidad se impuso al corazón

La Liga 2019/2020, la que pasará a la historia como la Liga del COVID o la Liga del Confinamiento ha echado el cierre con un dignidad y con la tristeza (en este caso personal) de que un equipo al que le tengo un cariño especial, se ha ido a Segunda de forma un tanto injusta.

El Real Madrid, que no se jugaba nada en este partido más que su honrilla personal y el poder cerrar esta Liga post-confinamiento con un pleno de 12 victorias en 12 partidos, dignificó la Liga. Mientras en otros campos, algunos equipos salían sin tensión y dispuestos a pedir autógrafos y camisetas a los rivales o se enfrentaban a sus rivals con siete jugadores del equipo B, los de Zidane compitieron el partido de principio a fin ante un Leganés que se jugaba la permanencia y ofreció un magnífico espectáculo de lucha y coraje.

Los de Javier Aguirre lucharon con todas sus armas, sin bajar ni un segundo los brazos y disputando hasta el último balón del partido, sobreponiéndose a base de corazón al dramático hecho de ver cómo el Real Madrid se ponía hasta en dos ocasiones por delante.

Pero no pudo ser, el Real Madrid se defendió como gato panza arriba ante los arreones locales y mostró en gran medida por qué es el equipo menos goleado de Primera División. De la misma forma que el Leganés demostró por qué es el equipo menos goleador de la categoría.

De nuevo, el VAR muy presente

Hubo un cierto lugar para la polémica, ya que Cuadra Fernández, el colegiado del partido, no señaló como penalti una mano de Jovic, que ciertamente no era porque el serbio ni estaba mirando al balón ni su brazo, ligeramente extendido, tampoco ocupaba una posición antinatural, además de que impactaba sobre Jovic proveniente de un testarazo de Bustinza.

Algunos, en ese afán de atacar al Real Madrid y crearnos enemigos donde no los hay, han llegado a deslizar que el Leganés se fue a Segunda por culpa del VAR y de un posible robo del Madrid. Pues no, que no nos vendan cuentos. Si el Leganés llegó como llegó a esta situación se debió en gran parte a que ha perdido muchos puntos -incluyendo ayer mismo- por no tener acierto rematador.

El Leganés reclamó mano de Jovic en esta jugada | Leganés 2-2 Real Madrid

Y que nadie olvide que el Leganés perdió a sus dos delanteros más peligrosos este invieron por diversos motivos. En-Nesyri fue vendido al Sevilla por decisión propia en una magnífica operación para el Leganés.

Pero peor negocio fue perder a Martin Braithwhite, su mejor delantero (y un gran jugador como hemos podido ver) cuando el FC Barcelona decidió pagar su cláusula de rescisión y dejó al Leganés prácticamente sin atacantes y, lo que es peor, sin capacidad de reacción ni posibilidad legal de reforzarse para cubrir tan tremenda ausencia.

Estoy convencido de que algunos puntos, muchos de ellos vitales, en este último tercio de temporada (incluyendo este partido) se habrían conseguido con facilidad de haber podido contar con su delantero titular y no con una delantera ciertamente peor, sin apenas gol y cuyos fallos ante la puerta rival han lastrado y mucho los resultados del equipo.

Un Real Madrid más que digno para afrontar el partido

Ciñéndonos al partido, sorprendió -cómo no- la alineación de Zidane aunque en esta ocasión gratamente. El francés alineó de inicio un “once” con caras nuevas como Areola bajo los palos o Militao en el eje de la zaga y repitió con Lucas Vázquez en el lateral derecho y probó una medular completamente nueva con Casemiro, Isco y Valverde.

Lo que sí pudimos ver es que el Real Madrid presentó una propuesta más que digna con un equipo competitivo y que, en modo alguno le iba a regalar nada al conjunto local.

De hecho, resultó extraño que, con todo ganado y en vistas del importante compromiso de agosto ante el Manchester City, Zidane no diese descanso a más gente y sí sacase de inicio a jugadores altamente exprimidos como Ramos, Casemiro o Benzema, que han jugado prácticamente todos los minutos en estas 11 jornadas precedentes desde la vuelta del confinamiento.

En definitiva, un mal cliente para un Leganés necesitado, que iba a tener que vivir con un ojo puesto en el césped de Butarque pero con otro en el del RCDE Stadium, donde se enfrentaban el equipo local, ya descendido y el Celta, que necesitaba puntuar y que el Leganés no ganase al Real Madrid para salvarse.

Ya avisó el Real Madrid en el minuto 7 con un zapatazo espectacular de Fede Valverde desde fuera del área, al que reaccionó “Pichu” Cuéllar con una gran estirada para sacar el balón junto a su palo derecho.

Con este espectacular testarazo Sergio Ramos abrió el marcador en Butarque | Leganés 2-2 Real Madrid

Pronto se le torcieron las cosas al Leganés porque a los ocho minutos ya se anticipó el conjunto visitante por medio de un testarazo colosal de Ramos a la salida de una falta botada magistralmente desde la izquierda por Isco Alarcón.

El malagueño, en una posición más incómoda para él, haciendo de Kroos capitalizó todo el juego ofensivo del Madrid, moviendo con mucho criterio la pelota y buscando la espalda de una defensa que, a raíz del gol de Ramos necesitó adelantarse aún más.

El corazón pepinero, lejos de hundirse, comenzó a bombear con más ímpetu si cabe y, lejos de hundirse, encajó el golpe, se levantó de la lona y siguió luchando. Eso sí, sensación de peligro no había ya que los delanteros blanquiazules no terminaban de llegar a rematar.

Es más, la sensación reinante era de que el segundo gol madridista a la contra estaba más cerca que el empate del Leganés, que si bien se empeñaba en empujar al Real Madrid contra su portería, lo cierto es que lo hacía sin orden ni concierto y dejando peligrosas lagunas atrás.

Afortunadamente para los del “Vasco” Aguirre ni Asensio ni Vinicius, hoy absolutamene negados, eran capaces de encontrar esos huecos y Benzema, por más que intentaba conectar con Isco y Valverde, tampoco daba una a derechas.

Bryan Gil traía por la calle de la amargura a un paupérrimo Lucas Vázquez, muy desubicado en el lateral derecho, y al que no ayudó en nada Marco Asensio lo que se tradujo en el empate, ya en el descuento antes de irnos al descanso.

Balón a la espalda de Lucas Vázquez, de nuevo fuera de sitio y Bryan Gil, en una gran jugada personal y sin demasiada oposición de Asensio, batió por debajo de las piernas a Areola, alimentando los sueños de los blanquiazules.

Un gran Leganés tras el descanso que rozó el milagro

Espoleados por ese empate in extremis y con el favor hecho por Zidane al cambiar a un exuberante Sergio Ramos en el descanso por Nacho, el Leganés salió con todo el ímpetu del mundo y con ganas de comerse al Real Madrid tras la reanudación.

Mal partido, en términos generales, de Karim Benzema | Leganés 2-2 Real Madrid

Aguirre adelantó las líneas y, aprovechando la falta de tensión defensiva de muchos jugadores del Real Madrid, bien por fatiga como el caso de Isco o bien porque no era su dia, como Vinicius, Benzema y Asensio, los del Leganés empezaron a llegar cada vez con más peligro, aunque sin exigir demasiado a Militao y al propio Nacho.

De momento parecía que Casemiro y Valverde en el centro del campo y la sobriedad defensiva de Mendy podrían contener la hemorragia defensiva, buscnado por medio de un cada vez más lento Isco una salida a la contra que pudiese sentenciar el partido.

Y así fue en el minuto 52, cuando el malagueño aprovechó un error en la salida de balón del Leganés para poner un gran balón a la espalda de la defensa del Leganés para que Asensio, totalmetne libre de marca, pudiese marcar a placer batiendo a Cuéllar por abajo.

Aquello, unido a la ausencia de goles en Cornellá (es más, había marcado el conjunto local pero fue anulado por el VAR) podría haber triturado a cualquiera pero, lejos de hundirse, el Leganés volvió a levantarse, si cabe, con más fuerza y empezó a achuchar al Madrid y acularlo cada vez más en su área.

Eso sí, asumiendo riesgos atrás que, sobre todo Brahim, que entró a la hora de juego por Asensio, junto a Jovic y Kroos (por Benzema e Isco, respectivamente), estuvo a punto de aprovechar un par de veces gracias a sendas jugadas personales de habilidad.

El Leganés, por su parte, apostó el todo por el todo con la entrada de Assalé, que terminó de volver loco a Lucas Vázquez y sobre todo, obligó a Militao a salir a tapar los huecos que dejaba el gallego. En apenas unos minutos en juego, el jugador costamarfileño estuvo a punto de provocar un penalti por un derribo de Lucas Vázquez que no fue porque se encontraba en fuera de juego previo.

Marco Asensio, en el momento de anotar el segundo tanto madridista | Leganés 2-2 Real Madrid

Tras la pausa de hidratación fue precisamente Assalé quien aprovechó un inoportuno resbalón de Militao al tratar de parar una incursión de Bryan Gil, la enésima por la banda derecha madridista. El balón le llegó franco y de duro disparo logró la igualada batiendo a Areola.

Tocaron a rebato y el Leganés, ya sin más opción que marcar para salvar la categoría, se fue con todo hacia delante. El Real Madrid se encerró con todo lo que pudo y con Casemiro incrustrado en el centro de la defensa junto a Nacho y Militao, en ocasiones ayudado por Mendy, se dedicó a achicar balones.

Avilés lo tuvo en sus botas en al menos dos ocasiones, la segunda en el minuto 84, la más clara echando fuera un balón rebotado desde el flanco izquierdo del ataque pepinero. Una jugada, por cierto, no exenta de polémica porque en la repetición se pudo apreciar que el balón, peinado por Bustinza en el primer palo, tocaba en el brazo de Jovic, que había bajaod a defender.

El VAR, con buen criterio, decidió que esa jugada no podía ser penalti en primer lugar porque el balón procede de un rechace y, en segundo lugar y más importante, Jovic -que ni siquiera estaba mirando al balón- tiene el brazo en una posición que no se puede considerar como antinatural, aunque eso generó bastantes protestas por parte de los jugadores leganesistas.

Con el Madrid cercado, aunque diese un par de zarpazos en las botas de Brahim y Fede Valverde, el Leganés, ya con el tiempo casi vencido, tuvo la oportunidad de certificar el milagro cuando Oscar Rodríguez, tras una gran jugada personal, mandó el balón por encima del larguero.

Buen partido de Isco, que fue de más a menos hasta que le duró el físico | Leganés 2-2 Real Madrid

Sin tiempo para más, el partido murió tras seis agónicos minutos de descuento y los corajudos y luchadores del Leganés se quedaron sin el más que merecido premio de la permanencia, habida cuenta que finalmente, el Celta no habia pasado del empate sin goles en Barcelona.

Eso sí, el Real Madrid logró cerrar este rush final de la Liga, con un espectacular bagaje de 11 victorias y un empate en los 12 partidos disputados, un título liguero ganado en buena lid y con un comprensible sabor a remontada de cara al partido de vuelta de octavos de final de Champions del próximo 7 de agosto en Manchester.  Ahora toca descansar física y mentalmente y rearmarse para que el sueño europeo siga siendo posible.

Deja una respuesta