Crónica Manchester City 2-1 Real Madrid | Champions League (vuelta octavos de final)

Dos fallos de Raphaël Varane hunden al Real Madrid en Europa | Manchester City 2-1 Real Madrid

Manchester City 2-1 Real Madrid: “Los fallos hunden el sueño europeo del Madridismo”

Punto final al sueño europeo del Real Madrid para esta temporada. Una temporada tan anómala como difícil de gestionar, que desgraciadamente no ha podido tener un colofón más feliz debido a una dolorosa derrota ante un equipo que, si bien dominó al Real Madrid, especialmente en la segunda mitad, tampoco fue nada del otro mundo.

Durante muchos minutos se rozó el milagro de la remontada pero dos errores absolutamente incalificables de Raphaël Varane, quien jugó su peor partido como madridista en sus ocho temporadas en el club, terminaron por hundir a un Real Madrid absolutamente desconocido.

Es cierto que el City pudo tener más la pelota y que Courtois, una vez más, fue el mejor jugador de los blancos, que hoy estrenaban la nueva indumentaria rosa de la segunda equipacion,. Pero no es menos cierto que los de Pep tampoco se mostraron como un equipo apabullante, dominador y sobre todo con más calidad que los de Zidane, que sin embargo, mostraron su peor versión prácticamente en todas las líneas.

Un empate  antes del descanso que sabía a mucho

Con un “once” netamente ofensivo, marcado por la ausencia (vital, como se pudo ver después) de Sergio Ramos en el eje de la defensa y con un tridente integrado por Hazard, Benzema y Rodrygo, lo cierto es que el Real Madrid saltó al campo con una caraja colosal, entre otras cosas, por el bloqueo en sus líneas de pase que dispuso Guardiola sobre el césped.

Los once de Zidane para tratar de levantar una eliminatoria casi imposible | Manchester City 2-1 Real Madrid

Sin apenas tensión, andando y buscando el balón al pie, los jugadores de azul apenas tenían problemas para replegar, juntar las líneas y proteger su espalda. Esto es, se estaban dando los ingredientes justos para presentar una tarde plácida a Ederson, que veía el partido cómodamente desde su portería, al menos en los primeros minutos.

Por contra, en el Real Madrid no había tensión defensiva, no se salía a los balones divididos y lo peor de todo, la defensa se mostraba como un flan justo donde menos tenía que dar signos de debilidad como era su eje, integrado hoy por Militao y Varane.

Sin hacer un gran partido y sólo a base de tocar y tocar, ante la pasividad de prácticamente todo el equipo, especialmente los centrocampistas (el partido de Casemiro, en términos generales fue para llorar) y de una defensa incapaz de meter la pierna, el City dominaba a placer el partido.

Y por si eso no fuese poco, en el minuto 8 una jugada estúpida en el área madridista, Varane recibió un balón de COurtois para sacarlo jugado y de repente, el francés se aturulló ante la discreta presión de Gabriel Jesús y perdió la pelota dentro del área. El delantero británico, con todo a favor y con el meta belga vencido, asistió a Sterling, quien sólo tuvo que empujarla dentro a puerta casi vacía, a pesar del último esfuerzo de Militao.

Los de Zidane, lejos de espabilar, siguieron con su juego cansino, previsible y fácilmente desconectable por parte de los de Pep, quienes aún pudieron ampliar más su ventaja si Foden no se encuentra a Mendy y Gündogan hace lo propio con MIlitao en sendos remates fáciles dentro del área madridista.

Paupérrimo partido de Eden Hazard, quien volvió a defraudar | Manchester City 2-1 Real Madrid

Poco a poco ese Madrid timorato y desconocido se fue entonando para ir ganándole metros poco a poco al centro del campo blue gracias, sobre todo, a los intentos de sacar el balón con lejanos balones de Kroos a los extremos y la labor de Benzema, bajando al medio a por balones y enseguida empezó a equilibrarse la balanza.

En sendas jugadas casi consecutivas, primero Benzema tras un gran pase de Hazard y, acto seguido, el propio jugador belga con un magnífico disparo desde la frontal del área, probaron a fondo a Ederson, quien más de 20 minutos después tomaba contacto con el cuero por vez primera en el partido.

Y así las cosas, en cuanto los de Zidane se pudieron sacudir mínimamente la presión adelantada del City, llegó el empate en el minuto 28. Rodrygo logró internarse por la derecha en una gran jugada personal y colgó un balón maravilloso para que Benzema, de poderoso testarazo en el mismo área pequeña, alojase el balón a la izquierda de Ederson.

El gol le dio confianza al Real Madrid quien siguió asentándose en el campo y, a base de tocar con mayor criterio y, sobre todo, más precisión empezó a dominar tímidamente el encuentro si bien, no volvió a acercarse más por los dominios de Ederson en toda la primera parte.

Aun así, Courtois tuvo que lucirse en el minuto 36 tras un duro disparo de Joao Cancelo e incluso minutos más tarde para evitar un gol olímpico de De Bruyne casi al final del tiempo reglamentario, pero el marcador no se movió más.

Hundimiento madridista tras la reanudación

Tras el descanso asistimos a un hundimiento madridista sin precedentes. El equipo saltó al césped con una nueva y preocupante desconexión de la realidad y , de nuevo, volvimos a ver al equipo apático de los primeros minutos del partido.

Una desconexión que, para mayor abundamiento, vino acompañada de un festival de fallos, a cuál más absurdo y grosero por parte de los de Zidane a la hora de sacar la pelota jugada que se pudo ver al minuto de la reanudación cuando Sterling le ganó la espalda da Carvajal y se plantó ante Courtois. El belga, como si de un portero de balonmano se tratase, desvió mínimamente el balón a corner.cuando ya se cantaba el segundo.

Con este testarazo Karim Benzema logró mantener el sueño europeo vivo durante un buen rato | Manchester City 2-1 Real Madrid

Tras este aviso, los de Pep comenzaron a llegar cada vez con mayor peligro y la defensa, absolutamente blandita y un centro de campo transparente, con el peor Casemiro de toda su etapa madridista, por lo que la sombra del segundo gol citizen estaba cada vez más cerca.

Avisó de nuevo el City con un pase de la muerte de De Bruyne, muy apagado toda la noche hasta ese momento, que se paseó por el área pequeña de Courtois y el propio portero belga tuvo que salir con todo a los pies de Sterling.

El Real Madrid estaba, de nuevo, aculado en su área y con infinitos problemas para sacar el balón, si bien en el minuto 63 avisó seriamente Benzema, en la última vez que tuvo ocasión de acercarse a la meta de Ederson, tras una asistencia del recién ingresado Asensio.

Curiosamente, y a pesar del dominio de los de Guardiola, el partido se rompió del todo al filo del minuto 70. Eso sí, pero no como todos preveíamos sino, de nuevo, por un error aún más grosero de Varane. El central francés falló por dos ocasiones a la hora de despejar un balón sin peligro que venía colgado desde el campo del equipo británico.

Sin embargo, el bravo defensa galo no sólo despejó mal de cabeza sino que se aturulló a la hora de controlar el balón y ceder atrás a Courtois y dejó el balón corto y a los pies de Gabriel Jesús, quien no desaprovechó el regalo para “ejecutar” a placer al belga y anotar el segundo gol de la noche para los de Guardiola.

Con todo perdido y apenas 20 minutos por delante, el milagro ahora sí parecía lejano. Se esperaba en todo caso una reacción más furibunda por parte tanto de Zidane desde el banquillo, incapaz de apreciar aún en el minuto 70 que el equipo estaba jugando con 10 e incluso con menos (Hazard y Modric, junto a unos desaparecidos Casemiro y Rodrygo).

Era imposible una reacción mínimamente contundente si en el campo estaban los mismos que apenas habían sido capaces de presentar la más mínima batalla a los de Pep. Eso sí, la grandeza del Real Madrid y de ese escudo obliga y, aunque como pollos sin cabeza, los jugadores hoy de rosa, intentaron al menos sacar algo de casta para, al menos, igualar el partido.

Toni Kroos, de lo poco salvable de la debacle en el Etihad Stadium | Manchester City 2-1 Real Madrid

Pero no era el día. Carvajal se había hecho ya dueño del ataque madridista por la derecha y Kroos lo intentaba con constantes cambios de juego no correspondidos por sus compañeros. Para más “inri” en una de las escasas aproximaciones al área del Manchester City, Modric le privó a Asensio de un remate franco tras un rechace. El croata se adelantó en un acrobático remate al delantero balear justo cuando éste ya había armado la pierna.

A todo esto sin hacer cambios, que llegaron en el minuto 72,  con una triple y desesperada sustitución, en la que entraron de una tacada Jovic, Fede Valverde y Lucas Vázquez por Hazard, Modric y Carvajal pero ninguna de estas modificaciones dio resultado.

Es más, el City pudo ampliar aún más su ventaja si la falta peligrosa botada por David Silva desde la misma frontal del área no se hubiese ido fuera por bien poco.

Y sin más, tras cuatro minutos de descuento Felix Brych, quien pasó totalmente inadvertido durante el partido, decretó el final y con él, el adiós al sueño de la Champions League del confinamiento y, como el año pasado, de nuevo en octavos de final y otra vez con una mala imagen.

Ahora sí que sí, la interminable temporada 2019/2020 ha tocado a su fin para el Real Madrid y toca descansar, retirarse a los cuarteles de invierno, hacer control de daños y prepararse para un apasionante nuevo curso. Pero ésa será ya otra historia…

Deja una respuesta