Crónica Inter de Milán 0-2 Real Madrid | Champions League (Fase de Grupos)

Rodrygo marcó a las pocos segundos de entrar al campo | Inter de Milán 0-2 Real Madrid

Inter de Milán 0-2 Real Madrid: “Las aguas vuelven a su cauce”

En un partido que era un auténtico cara o cruz para los de Zidane, el Real Madrid logró una importantísima victoria en el mítico San Siro y en el que los blancos firmaron probablemente, junto al del Nou Camp, el mejor encuentro de esta temporada.

Dominando prácticamente de principio a fin, sin pasar excesivos aprietos a pesar de las bajas en defensa y en el centro del campo, especialmente gracias a excelente partido llevado a cabo por Nacho y Varane y, en menor medida por Odegaard y Modric, el Real Madrid ha sacado la cabeza en la clasificación del Grupo A, donde ya ocupa la segunda plaza.

Y es que pocas veces en lo que llevamos de temporada hemos podido ver a un Real Madrid más solvente, sólido y concentrado que el que hemos visto en un desértico San Siro y donde, todo hay que decirlo, Zidane le ha dado un tremendo baño táctico a Antonio Conte desde el pitido inicial.

Una victoria balsámica, que aleja muchos fantasmas y, sobre todo, dudas sobre el equipo y su actitud, que hoy ha sido sencillamente irreprochable y a la que también ayudó la absurda y ridícula autoexpulsión de Arturo Vidal por sus continuas y airadas protestas al colegiado británico.

Arturo Vidal fue expulsado por sus airadas protestas al colegiado Taylor | Inter de Milán 0-2 Real Madrid

Se debió pensar, tal vez, que seguía en el Barça y que le arbitraba cualquier árbitro español y su esperpéntica actuación (que seguramente habría resultado impune en la Liga española) acabó con el chileno fuera del campo, dejando a su equipo con 10 desde prácticamente el ecuador de la primera mitad.

Partidazo y estreno goleador de Hazard en la Champions

Con la duda resuelta sobre si Casemiro, ausente más de dos semanas por el maldito Coronavirus, pronto se vio que Zidane iba a por todas desde el primer minuto. Sin el pivote brasileño, reservado para mejor ocasión, el francés sacó toda la artillería pesada de inicio, con todo lo que tenía en defensa, Modric, Kroos y Odegaard en la medular y con Hazard, Mariano y Lucas Vázquez en ataque.

Un once atacante que no sólo cortocircuitó el ataque neroazzurro tapando muy bien las bandas con la dupla Lucas y Carvajal en la derecha y con un omnipresente Mendy por la izquierda, sino que además fue descaradamente a por el partido.

La presión adelantada ejercida por un inconmensurable Lucas Vázquez, Odegaard y Mariano bloqueó rápidamente la tímida salida de balón de los interistas y el Madrid, dueño y señor de la pelota, comandados por un gran Hazard, que se movía por todo el ataque y pareciéndose mucho al del Chelsea, dominaba a placer, jugándose prácticamente en el campo italiano.

El “once” de Zidane en San Siro | Inter de Milán 0-2 Real Madrid

Y es que el partido se le puso pronto de cara a los de Zidane. A los cinco minutos, precisamente tras una magnífca jugada de Hazard desde la banda izquierda combinando con Odegaard, le permitió al noruego asistir perfectamente a Nacho, que ocupaba la zona de ataque completamente desmarcado. En un hábil regate, se deshizo de Barella quien le arrolló con una clara zancadilla.

El colegiado Taylor no dudó en señalar el penalti y el lanzamiento lo ejecutó magistralmente Eden Hazard con un disparo raso y pegado al palo izquierdo de Handanovic, quien no pudo llegar al balón a pesar de adivinar la trayectoria.

Con el resultado a favor, el Madrid se movió como pez en el agua porque el Inter, que llegaba al partido más necesitado de árnica aún que los blancos, sintió el golpe de forma dura y demoledora.

El Inter se aculó a la espera de una contra por las bandas, absolutamente anuladas con unos desaparecidos Achraf y Young, el Real Madrid tocaba y tocaba. Pero no como en otras ocasiones, con toques sin sentido y al pie sino con mucha velocidad, buscando siempre el flanco más débil del Inter.

Así fue zancadilleado Nacho en la jugada que dio lugar al penalti, transformado por Hazard | Inter de Milán 0-2 Real Madrid

Al tiempo que Lucas Vázquez, que lo mismo defendía casi más que Carvajal, que rompía a la defensa, mientras que Hazard se movía constantemente de banda a banda y tocaba combinando con Odegaard y Modric, que hacía un despliegue físico brutal, subiendo la pelota y bajando a ayudar cuando hacía falta.

En uno de estos ataques largos, al filo del minuto 12, Lucas Vázquez aguantó un balón en la frontal del área y se despachó un zambombazo espectacular que estrelló contra el palo derecho de Handanovic, en la que fue la mejor ocasión del Real Madrid de la primera parte.

Incluso Mendy se sumó a la fiesta en el minuto 18 cuando tras un gran pase de Hazard, se quedó solo ante Handanovic pero nadie sabe qué intentó porque, cuando lo más fácil era empalar el balón a la red, intentó un pase atrás imposible que acabó lejos de la portería interista.

Apenas 10 minutos más tarde, en otra gran jugada asociativa por la derecha, Hazard disparó duro a las manos de Handanovic pero su rechace en corto no pudo ser aprovechado por Odegaard y la jugada acabó en córner favorable a los blancos.

Al filo de la media hora llegó el momento más polémico de la noche cuando en una de las primeras llegadas interistas al área de Courtois, el no menos polémico Arturo Vidal caía delante de Varane. El chileno perdió -una vez más- los papeles y le montó un pollo colosal al colegiado británico, que le amonestó con una amarilla.

Vidal reclamó penalti por este derribo ante Varane | Inter de Milán 0-2 Real Madrid

Lejos de calmarse, a pesar de los esfuerzos de sus compañeros por llevárselo de ahí, le plantó cara al árbitro en actitud claramente amenazadora y el árbitro no dudó en mostrarle la segunda cartulina amarilla y le mandó a la grada.

Otro golpe duro de digerir para los de Conte que se fueron a la lona directamente, con la única esperanza de que llegase pronto el descanso, al que se llegó sin más incidencias tras un par de minutos de añadido.

Paseo militar en la segunda parte

La segunda mitad comenzó más o menos igual que como terminó la primera, con un Madrid presionante sobre la salida del balón, cada vez más aturullada y deslabazada. Esto provocó nada más empezar el primer susto, cuando Mariano, en una de las pocas veces que pudo ver puerta, intentó sorprender a Handanovic con un disparo lejano que acabó en las manos del meta interista.

Minutos más tarde fue Kroos quien lo intentó con un lanzamiento de córner directo, muy similar al que anotó ante el Valencia en la pasada Supercopa de España, aprovechando un momento de despiste del portero y su defensa, pero en esta ocasión el balón salió fuera por bien poco.

Odegaard debutó en Champions con el Real Madrid, jugando un buen partido | Inter de Milán 0-2 Real Madrid

Empezaron ahí los mejores momentos de fútbol de los de Conte, que se echaron arriba buscando la igualada, sabedores de que la derrota les dejaba prácticamente apeados de octavos y, casi, del acceso a la Europa League.

Con más corazón que cabeza y juego, intentaron buscar la meta de Courtois con balones bombeados buscando el poderío físico de Lukaku, hasta ese momento un juguete en manos de un espectacular Nacho, pero ni por esas. Se presionaba, sí, pero no se generaba peligro.

Por ese motivo, y en previsión de que el Madrid pudiese sufrir algún tipo de bajón similar al que sufrió en el partido de ida, Zidane dio entrada en el minuto 58 a Casermiro por Odegaard y a Rodrygo por Mariano y aquello fue mano de santo.

Con apenas 15 segundos en el campo, Kroos, tras recibir de Modric, abrió a la derecha a Lucas Vázquez. El gallego dejó una gran asistencia al segundo palo donde apareció el recién llegado Rodrygo y con una gran volea, desviada por Achraf, alojó el balón en la red y sentenció el partido.

A partir de ese momento, el mínimo empuje que habíamos visto por parte del Inter se acabó de manera fulminante. De hecho, los de Conte prácticamente no volvieron a cruzar el centro del campo salvo en un par de ocasiones.

Con esta volea Rodrygo anotó el segundo tanto de la noche | Inter de Milán 0-2 Real Madrid

La primera, en el minuto 70, con un disparo de Perisic que se marchó por bien poco por encima del larguero de Courtois y la segunda, 11 minutos más tarde, cuando de nuevo Perisic obligó a lucirse al portero madridista con una buena mano abajo.

Entre medias, eso sí, el Real Madrid bien pudo ampliar la diferencia pero ni el disparo de volea de Lucas Vázquez que se estrelló en el lateral de la red, tras una falta excepcionalmente botada por Kroos en el minuto 68, ni el disparo lejano en carrera de Hazard, justo un minuto después acabaron en gol.

Finalmente, y con el Real Madrid tocando y tocando, acabó durmiendo el partido. Zidane dio entrada a Vinicius por Hazard en el minuto 76 pero no hubo tiempo para más. Si acaso el comentado paradón de Courtois a Perisic en el minuto 81 y, tras dos minutos de prolongación, el colegiado decretó el final del encuentro y, de nuevo, las aguas volvieron a su cauce.

Ahora el Real Madrid es segundo de grupo con ocho puntos, a solo un punto del actual líder, el Borussia Moenchengladbach y con serias posibilidades de lograr el objetivo de acabar primeros de grupo, con tan solo dos partidos por disputarse. Y es que las aguas, como siempre, acaban por volver a su cauce…

Deja una respuesta