Crónica Osasuna 2-4 Real Madrid | Jornada 29 Liga EA Sports

Brahim y Vinicius, festejando uno de los goles madridistas | Osasuna 2-4 Real Madrid

Osasuna 2-4 Real Madrid: “Paso de gigante hacia el título”

El Real Madrid ha dado un importante paso adelante en su lucha por este campeonato al imponerse con rotundidad a Osasuna en un partido en el que Vinicius volvió a ser protagonista destacado con un doblete y también por recibir nuevamente cánticos ofenisvos, en este caso desde la grada de El Sadar, que le gritó varias veces “¡Vinicius, muérete!”.

También hubo lugar a la polémica arbitral contra el Real Madrid, aunque este hecho en este ecosistema podrido que es la Liga y un árbitro como Martínez Munuera, era algro desgraciadamente previsble.

El colegiado valenciano le perdonó la expulsión a Herrando en los primeros compases del partido por una durísima entrada por detrás a Rodrygo y, minutos más tarde, dejó sin señalar un clarísimo penalti por derribo a Vinicius y ya he perdido la cuenta de cuántos ha sufrido el Real Madrid desde el tristemente famoso partido ante el Almería y que, sin embargo, no se han señalizado.

Primera parte de dominio madridista y goles

Pero polémicas e incidentes desagradables al margen, hay que decir que Ancelotti trajo bien aprendida la lección de casa y presentó un “once” que se podría decir de gala, con Lunin bajo palos, Carvajal y Mendy en los laterales y con Rüdiger, de nuevo espectacular en todas sus acciones y la novedad de Tchouameni en el eje de la defensa.

En la medular, sin sorpresas, Camavinga y Kroos en el mediocentro, junto a Brahim, inicialmente por la izquierda pero entrando por el centro y con Fede Valverde haciendo lo propio por la derecha, y con Vinicius y Rodrygo en punta.

No tardó en ponérsele el partido de cara al Real Madrid ya que cuando el partido apenas llevaba tres minutos jugados, Catena se hizo un lío al sacar la pelota y Vinicius, muy atento en la presión, le robó la cartera. El brasileño se plantó sólo ante Sergio Herrera y le batió con facilidad.

Parecía, pues, que el Real Madrid iba a tener un dia plácido y además en un campo que siempre aprieta como es El Sadar, pero nada más lejos de la realidad. Apenas necesitó tres minutos más Osasuna para devolver la igualdad en el marcador.

No tardó Vinicius en abrir el marcador con este gol a los tres minutos | Osasuna 2-4 Real Madrid

A la salida de un córner desde el perfil izquierdo madridista, Carvajal, muy mal posicionado en el palo corto, despejó mal. El balón le cayó a Herrando en el segundo palo, justo a la derecha y donde debería haber estado el lateral madridista. El jugador osasunista centró al área pequeña y Budimir, de primeras y completamente solo, batió a Lunin

Pudo adelantarse el Real Madrid inmediatamente después, en una jugada muy similar a la del primer gol. En este caso, Rüdiger con mucha inteligencia, filtró un gran pase a la espalda de la defensa rojilla pero Vinicius no estuvo tan atinado y no pudo batir a Herrera, que le aguantó muy bien en su salida.

Probó fortuna en el minuto 13 Rodrygo, con una buena diagonal, que culminó con un disparo desde la frontal que paró bien el meta osasunista.Una jugada a la que respondió muy bien Osasuna prácticamente a continuación con un disparo durísimo desde fuera del área que obligó a Lunin a emplearse a fondo para desviar el balón a córner.

En pleno festival de ocasiones, especialmente madridista, entonces llegó el golpe casi definitivo a Osasuna, que intentaba a duras penas sacudirse el dominio de los blancos. En el minuto 17, Brahim se inventó un fantástico balón picado sobre la entrada de Valverde, que asistió al centro del área pequeña para que Carvajal, con un sutil toque con el exterior batiese a Herrera, redimiendo así su error de posicionamiento en el gol osasunista.

Eso sí, Osasuna -aunque dominado por el Real Madrid- nunca tiró la toalla, al menos en esta primera mitad y le dio un pequeño susto a los blancos cuando en el minuto 19, Mendy se lió sacando la pelota ante Budimir, dejándole en muy buena posición para marcar, pero afortunadamente para los de Carletto, Camavinga muy atento logró tocar la pelota y desequilibrar lo suficiente al delantero croata como para evitar el peligro.

Carvajal anotó el segundo con este gran remate | Osasuna 2-4 Real Madrid

Y en la jugada siguiente llegó el penatli que Martínez Munuera dejó sin señalar. En una contra fulgurante, Vinicius se internó en el área y al tratar de driblar a Unai García, el zaguero agarró del cuello y a la vez le zancadilleó, haciéndole caer. Un penalti aparentemente claro y fácil de pitar pero el colegiado valenciano (y ojo, Iglesias Villanueva desde el VAR), decidió hacer caso omiso y dejó seguir.

Poco a poco, el Madrid fue dominando el partido con mayor intensidad y la sensación que flotaba en el ambiente era de que más pronto que tarde iba a sentenciar el Madrid. Y casi lo logra en el minuto 33, con un disparo de Vinicius desde la frontal que se perdió por bien poco, pegado al palo izquierdo de Herrera.

Eso sí, en la mejor oportunidad de Osasuna en esta primera mitad, Arnáiz se inventó una diagonal que acabó el mismo, tras perfirlase desde la derecha, con un espectacular latigazo con rosca que Lunin tuvo que desviar a córner con muchísimas dificultades.

La primera mitad acabó con otra gran oportunidad madridista aunque hay que decir que, en esta ocasión, casi sin querer cuando, en el minuto 42, un centro de Fede Valverde desde la derecha, tocó en Mojica. El rechace se fue envenenando y el balón, entre Herrera y el larguero, se acabó marchando a córner.

Goleada y exhibición del Real Madrid en la segunda parte

Tras la reanudación, el Real Madrid fue un vendaval, manejando muy bien el partido, no sólo saliendo sin problemas de la tímida presión rojilla de los primeros minutos, sino con una verticalidad, aprovechando la movilidad de Brahim, Rodrygo y sobre todo de Vinicius, que se convirtieron en una pesadilla para la nutrida defensa osasunista.

Brahim sentenció el partido con este gol tras pase de Valverde | Osasuna 2-4 Real Madrid

Así, cuando se cumplía la hora de partido, un balón largo de Kroos lo prolongó Valverde de cabeza y el rechace le cayó a Brahim quien aprovechando el hueco entre la defensa y el portero, se plantó solo ante Herrera y marcó con mucha facilidad, sentenciando el choque.

No tardó en asestarle el Real Madrid el golpe de gracia a Osasuna. Apenas tres minutos más tarde y en otra jugada muy similar a la del gol de Brahim, Rüdiger sacó un balón largo desde la zona de tres cuartos madridista al espacio.

Ahí apareció de nuevo un providencial Valverde que vio la arrancada de Vinicius desde la izquierda y le asistió al hueco para que, tras ganar por velocidad a Catena, le cruzó el balón a Sergio Herrera con un toque sutilísimo que entró casi llorando pero a pesar de los esfuerzos de Unai García, nadie pudo evitar el gol.

A partir de ahí la nada con sifón. El Real Madrid echó el freno y, con un rival ya entregado, se puso en modo ahorro y se dedicó a tocar y a mover el banquillo a la espera del pitido final. Se marcharon primero Brahim y Camavinga por Modric y Nacho y minutos más tarde, Kroos por Lucas Vázquez y ya, casi al final, Mendy y Vinicius dejaron su sitio a Fran García y a Arda Güler.

Entre medias, una gran parada de Herrera a Rodrygo, que sigue negado de cara al gol, tras una gran jugada y un gol anulado correctamente a Lucas Vázquez, tras recoger en posición antirreglamenaria el rechace del meta osasunista tras un gran disparo de Modric desde la frontal.

Muy bien de nuevo Arda Güler, aprovechando a tope los minutos que jugó | Osasuna 2-4 Real Madrid

Y cuando el partido tocaba a su fin, Osasuna logró sorprender al Real Madrid en la que fue la primera y única vez que cruzaba el centro del campo con algo de peligro en la segunda mitad. Ya con el tiempo cumplido, un desajuste defensivo madridista por la izquierda, tras un mal despeje, lo aprovechó Areso para asistir a Iker Muñoz, que se encontraba desmarcado y el jugador rojillo, con un durísimo disparo, batió a Lunin por debajo de las piernas.

Por último, decir que Güler -que cada vez que juega deja detalles de su infinita calidad- estuvo a punto de marcar el gol de la temporada. A punto de llegar al final del descuento, se fue de dos rivales en la medular, pegado a la cal.

El jovencísimo jugador turco vio adelantado a Sergio Herrera y no se lo pensó dos veces. Prácticamente desde la línea del centro del campo,  se despachó un espectacular chut que se acabó estrellando contra el larguero de la portería osasunista. El rechace la cayó a Valverde pero éste, demasiado forzado, no pudo empujarla al fondo de la red.

Y sin tiempo para más, Martínez Munuera mandó a los equipos a vestuarios y el Real Madrid, a la espera de los enfrentamientos de sus más directos rivales de este fin de semana, se marcha al parón de selecciones más líder y con cada vez mejores sensaciones para lo que queda en este último tercio de la temporada.


Ficha técnica del partido

Osasuna: Sergio Herrera; Areso, Unai García, Catena (Muñoz, ’70), Herrando (Juan Cruz, ’79), Mojica; Moncayola, Torró, Moi Gómez (Pablo Ibáñez, ’69); Budimir (Raúl García, ’70), Arnaiz (Rubén García, ’69).

Real Madrid: Lunin; Carvajal, Tochouameni, Rüdiger, Mendy (Fran García, ’85); Valverde, Kroos (Lucas Vázquez, ’77), Camavinga (Nacho, ’72); Rodrygo, Brahim (Modric, ’72), Vinicius (Guler, ’85).

Arbitro: Martínez Munuera (Comité Valenciano). Amonestó a Herrando, Torró y Unai García por Osasuna y a Camavinga y Vinicius por el Real Madrid.

Deja una respuesta